La dura historia de Luis conmueve en las redes sociales

Luis Vásquez está desocupado hace ocho meses, y tiene la responsabilidad de sacar adelante a su esposa y sus cuatro pequeños hijos. Llegó a Comodoro Rivadavia en busca de un futuro mejor pero la realidad de la crisis lo topó de frente. Conocé la historia de este hombre de 38 años que solo busca la posibilidad de trabajar.

"Yo solo pido ayuda dignamente, nada más, no quiero que me regalen nada, solo quiero trabajo", aseguró Luis Vásquez, quien con 38 años intenta sacar adelante a su mujer y cuatros hijos. Le hace frente, como muchos, a la difícil situación que hoy le toca vivir a diario. No baja los brazos y cada día busca la manera de poder llevar dinero o el alimento a su casa.

Hace poco más de ocho meses que decidió juntar sus cosas y emprender el viaje de 272 kilómetros desde su Río Mayo natal hacia Comodoro Rivadavia, en busca de un futuro mejor. Es que la empresa Contreras, donde él trabajaba, terminó la obra de asfalto en la localidad y dejó a muchos sin trabajo.

En ese momento, Comodoro fue la mejor opción y una ilusión, fue así que decidieron instalarse junto a su esposa y sus hijos de 4, 6, 8 y 10 años en la casa de un familiar en el barrio Quirno Costa, pero la situación en la capital petrolera no era lo que esperaba.

"Nos vinimos pensando que iba a haber más trabajo pero se hace muy difícil, hoy es difícil la situación como en muchos lados", dijo Luis a El Patagónico. Su historia fue compartida rápidamente a través de redes sociales, que en pocas horas fueron compartidas por miles de usuarios, quienes expresaron su solidaridad y no dudaron en sumarse al pedido de ayuda.

En sus publicaciones, además de buscar trabajo, intercambia sus servicios o ropa por alimentos; y hasta llegó a pedir que le cambien un pantalón por un medicamento para la tos para uno de sus hijos.

publicacion luis.jpg

"Luchamos día a día, hago changas, cambio trabajo por lo que la gente me quiere dar, no cobro mucho sino, si tiene alimento que me den por parte de pago también lo acepto", relató el hombre, que no baja los brazos ante la esperanza de poder conseguir un trabajo estable para poder brindarle a su familia lo que necesita.

En su casa por ahora hay luz, aunque por el momento no tienen gas ya que hubo un problema con el medidor y esperan poder conseguir el dinero suficiente para comprar los materiales que faltan. Por el momento se calefaccionan con leña y se dificulta para calentar la casa, por eso los niños duermen todos juntos en la cocina "para que no sientan frío".

Luis aclaró que sus hijos concurren todos los días al jardín y a la escuela, pero que en estos días de paro es difícil por decirles que no cuando quieren acompáñalo a limpiar patios. "Les digo que no pero hacen escándalo, se quedan llorando, cuando están lindos los días nos vamos con mi señora y mientras yo limpio ella y los chicos me ceban mates y después nos volvemos todos juntos pero si está frío se quedan en casa", aclaró.

collage luis.jpg

Luis solo busca la posibilidad de conseguir un trabajo, estable en lo posible "si es un trabajo donde pueda llegar a ganar buenos pesos me vendría de diez", aseguró. Mientras tanto sigue limpiando patios todos los días y hasta ha conseguido alguna tarea de albañilería.

También vende ropa usada en "La saladita", en su mayoría es ropa que la gente de forma solidaria les acercó para que puedan cambiarla o venderla.

Todos aquellos que puedan ayudar a Luis y a su familia pueden acercarse a la calle San Clara 1535 del barrio Quirno Costa o telefónicamente al 154204329. "Bienvenido será cualquier tipo de trabajo y toda la ayuda, a cada uno que viene yo lo hago pasar para que vea realmente cómo es la situación y que sepan que no miento", manifestó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico