La eliminación del piloto reducirá entre 10% y 25% el consumo de gas

La energía usada en calentamiento de agua en el país es del orden de los 22 millones de m3/día de gas.

El remplazo de los aparatos actuales por los modelos más eficientes, categoría A, aportará ahorros del orden del 10% en calefactores y termotanques, y hasta del 25% en los calefones que eliminen el piloto convencional y lo reemplacen por sistemas de encendido electrónico, de acuerdo con las precisiones obtenidas por Télam en fuentes oficiales y privadas de la industria de línea blanca.
"Los resultados indican que, con una moderada inversión inicial, aún si el Estado subsidiase gran parte del programa de cambio, los ahorros en gas importado suplirían con creces los costos del recambio", proyectó Nicolás Zimmermann, ejecutivo de Longvie.
"La energía usada en calentamiento de agua en el país es del orden de los 22 millones de m3/día de gas equivalente al 65% de las importaciones, y tiene un costo marginal anual de US$ 5.000 millones", según estudios de la Cámara Argentina de la Construcción.
En cuanto a los consumos eléctricos, Zimmermann explicó que la utilización de aparatos calificados con las siglas AA, de máxima eficiencia energética, implican un ahorro del 50% respecto a los de sigla D.
En coincidencia, Cristian Chas, de Orbis, apuntó: "hace cinco años que existen las certificaciones para calefones y cocinas, pero recién ahora se están elaborando para termotanques".
El sector residencial concentra casi un tercio del total del consumo eléctrico del país y dentro de un hogar los aparatos que más electricidad utilizan son las lámparas y las heladeras, que concentran más del 60%.
El calefón sin piloto enciende el quemador con dos bujías en simultáneo de forma automática al abrir la canilla, y en materia de seguridad está dotado por un sistema redundante con dos métodos de corte de distinto origen, electrónico e hidráulico, equipado por un lado con ionizador que detecta la llama en el quemador, mientras el diafragma habilita el paso del gas en forma proporcional al caudal de agua.
Entre las opciones, la energía solar aparece como la más eficiente para ahorrar en el consumo final: la irradiación media en la Argentina es de unos 4,5 kWh/m2 en la región central y norte del país, donde se concentra más del 90% de la población.
Con un colector solar de 3,5 m2 de área, la energía solar generada es equivalente al gas natural que una familia necesita en materia de agua caliente.
Si el 25% de los usuarios residenciales adopta sistemas solares híbridos y el resto pasa a clase A sus equipos convencionales, el ahorro en consumo de gas residencial sería de unos 7,7 millones de m3/día, con lo cual se podría lograr un 23% de ahorro en las importaciones actuales, detalla el estudio de la Cámara.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico