La empresa deberá sellar el pozo al que cayó una perra en Palazzo

El subsecretario de Regulación y Control Ambiental de Chubut, Ricardo Murcia, recorrió ayer la zona del piletón del barrio Palazzo donde el sábado se cayó una perra. El sector no está señalizado y se analiza si se trata de un predio que era operado por la empresa PCR, que cesó en sus tareas hace años, ya que en función de la normativa vigente la empresa debe remediar el daño ambiental en todo el sector que está próximo a una zona que el municipio urbaniza.

El hecho fue denunciado por una vecina del barrio Próspero Palazzo que el sábado sacó a pasear a su mascota por esa zona de descampado y ésta se cayó a ese sector cubierto de petróleo. A partir de allí la información se propagó y puso en alerta a las autoridades respecto de que este lugar no cuenta con ningún tipo de cercado ni señalización.
La damnificada contó entonces que la perra se perdió cuando salieron a caminar por el campo y cayó adentro de un pozo quedando la mitad de su cuerpo inmerso en el petróleo.

REMEDIACION
Ricardo Murcia, subsecretario de Regulación y Control Ambiental de Chubut, recorrió ayer la zona y explicó a El Patagónico que esta pileta, en desuso hace muchos años, se utilizaría para separación porque ese yacimiento es de vieja data y según los registros de Provincia podría haber pertenecido al menos a tres empresas, una de las cuales ya no opera.
Ayer los responsables de la operadora YPF recorrieron el lugar y descartaron que sea un pozo suyo. Murcia precisó que puso en conocimiento de la situación a su par municipal, Daniel González, porque se trata de un espacio que está dentro del ejido y próximo a un sector que se está loteando.
Al municipio –dijo el funcionario provincial- se le solicitó que realice alguna protección de ese espacio y lo señalice, hasta tanto la empresa responsable se ocupe del sellado. Explicó que aún hay hidrocarburo en la pileta, por lo cual se ve que la misma es de gran profundidad.
"Tal como advirtió la señora, es un peligro para las personas. El hidrocarburo queda en la superficie y es peligroso porque no está señalizado", dijo Murcia.
Ahora se busca determinar qué empresa es responsable de ese antiguo pozo petrolero, resaltando que todo ese sector posee hidrocarburo consolidado en la superficie, que podría dar cuenta de la actividad de Petroquímica hace casi 70 años y que luego se fueron distribuyendo a otras operadoras los pozos y por eso hoy es difícil determinar a quién le corresponde la responsabilidad de sanear.
"Esto es pasivo ambiental y la empresa responsable lo tiene que remediar. También tendrá que asumir el costo de la señora que sufrió con su perro", acotó Murcia.
Todo lo que es hidrocarburo –y sus consecuencias- es potestad de Provincia y lo que harán ahora es informar a la empresa responsable que debe solucionarlo.

UNA PROBLEMATICA COTIDIANA DE LA CIUDAD
Se considera pasivo ambiental a aquellos sitios contaminados por la liberación de materiales o residuos peligrosos, que no fueron remediados oportunamente para impedir la dispersión de contaminantes, pero que implican una obligación de hacerlo para impedir efectos nocivos a largo plazo sobre el medio ambiente.
El funcionario al ser consultado reconoció que por su topografía, en Comodoro "es muy difícil saber cuántos pozos inactivos hay, por el modo en que se fue realizando el abandono de la tierra". Sin embargo, se estima que es una de las ciudades de mayor pasivo ambiental del país.
Según los últimos datos dados a conocer, hay un total de 2.444 pozos petroleros abandonados, de los cuales unos 1.425 pertenecen a YPF.
Cabe recordar que en 2004 la Secretaría de Hidrocarburos y Minería creó el Registro de Pasivos Ambientales generados por la actividad petrolera. A partir de esta resolución, las operadoras deben presentar un informe detallado de los pasivos ambientales existentes en el área, conteniendo la individualización de la zona a operar.
Dicha información debe ser actualizada antes del 30 de abril de cada año y presentada ante el Ministerio de Ambiente y Control de Desarrollo Sustentable.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico