La familia de Joaquín Suárez busca que éste se entregue ante la Justicia

Los restos de Matías Suárez, abatido el miércoles de un tiro en el rostro en la vereda de su casa del barrio San Cayetano, fueron despedidos ayer por sus familiares en el cementerio Oeste. A su vez los investigadores chequeaban domicilios en procura de detener al presunto homicida, Joaquín Suárez. Según fuentes de la investigación, su madre buscaba la forma de tratar de convencerlo para que se entregara.

Joaquín Suárez, el individuo señalado por testigos como el asesino de su primo Matías Suárez, continuaba anoche prófugo de la Justicia, a pesar de que tiene detención recomendada y captura internacional.
Personal de la Brigada de Investigaciones ya revisó diversos lugares donde se presumía que podría encontrarse. Fuentes oficiales señalaron a este diario que su madre también buscaba la forma que comunicarse con su hijo para tratar de convencerlo de que se entregue a la Justicia.
Hay que recordar que la Fiscalía solicitó su captura internacional ante la posibilidad de que intente huir hacia Chile, donde nació.
Luego del ataque, Joaquín Suárez huyó a bordo del Peugeot 206 de su madre, el cual fue secuestrado el jueves a 100 metros de un departamento que alquila su hermana en Rada Tilly.
Se cree que el presunto homicida luego que disparó contra su primo -con el que mantenía diferencias en el último tiempo- se dirigió a Rada Tilly y dejó abandonado el vehículo.

ALLANAMIENTOS
Además de secuestrar el Peugeot 206, personal de la Brigada allanó el jueves el departamento de su hermana, ubicado sobre la avenida Almirante Brown 750 del complejo habitacional y comercial Plaza Domus. Los efectivos secuestraron teléfonos celulares con la intención de seguir pistas sobre el paradero de Joaquín Suárez.
Tal como publicó El Patagónico, de acuerdo a testimonio que recabaron los investigadores, el miércoles sobre las 17 Joaquín Suárez, a bordo del mencionado vehículo, llegó junto a su madre a su casa de la calle Pasteur, ubicada frente a la de su primo. Primero descendió la mujer y luego lo hizo el conductor, pero con un revólver en la mano.
Al ver a Matías Suárez sobre la vereda de su casa junto a un amigo, le dirigió unas palabras amenazantes, y luego le apuntó a la altura de la cabeza. El disparo dio en el rostro y la víctima cayó ensangrentada, aunque alcanzó a decirle a su amigo que el que le había disparado era su primo.
Matías Suárez fue trasladado por su padre y su hermano hasta la guardia del Hospital Regional donde falleció alrededor de una hora después. Desde entonces que el presunto asesino se encuentra prófugo de la Justicia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico