La Feria Gastronómica representa un mapamundi de sabores y música

Los dieciocho stands que se encuentran en la Feria Gastronómica permiten probar una diversidad de platos dulces y salados y bebidas típicas que ofrece cada una de las comunidades extranjeras. Rabas, empanadas, pizzas, cazuelas y aperitivos son algunos de los productos que el público puede encontrar en el Predio Ferial.

La Federación de Comunidades Extranjeras inauguró el viernes la XXIX edición de la Feria Gastronómica donde los descendientes de inmigrantes de América Latina, Europa y Africa ofrecen sus platos típicos durante tres días en el amplio espacio del Predio Ferial.
La propuesta está organizada de tal manera que los visitantes puedan decidir qué comer entre los 18 stands que se dividen en dos sectores del recinto. Mientras que el centro del Predio Ferial es utilizado como un gran comedor donde el público puede sentarse y disfrutar de la oferta gastronómica acompañada de la música característica de cada colectividad. Este panorama solo cambia cuando los grupos de bailes se adueñan del escenario para realizar sus danzas con sus trajes típicos.
El primer stand con el que se encuentran los visitantes es el de los italianos donde se puede degustar de la tradicional pizza y los tallarines con salsa bolognesa o pesto. Mientras que en la mesa dulce se puede disfrutar de tiramisú, pignolata -es un dulce típico de Sicilia-, entre otros, que puede ser acompañado por un lemoncelo.
Otro de los espacios característicos es el de los croatas que ponen a disposición platos como el sarma que es una carne picada con arroz y cebollas picadas con pimienta envuelto en hojas de repollo. La mesa dulce se caracteriza por pita (torta) de ricota o manzanas y krem pita –torta de hojaldre con crema de limón-.
Entre sus bebidas se puede elegir entre el kruskovac que es un licor de peras y la slivovica que es una grapa de ciruelas.
En el espacio de los árabes se puede elegir entre las tradicionales empanadas, baba ganush (pasta de berenjenas) y baclawa que es un hojaldre de nuez embebido en almibar.
En el stand de los brasileños se puede elegir entre feijoada (guiso de frijoles negros), pernil de puerco y una clásica caipiriña elaborada con productos netamente traídos de ese país.
El espacio de los chilenos ofrece empanadas y milcaos. También se puede encontrar pisco sour, vaina -vino dulce, coñac o vermouth blanco, yema de huevo y espolvoreado con un poco de canela- y mote con huesillos.
Los búlgaros también tienen su stand donde se puede degustar comidas como carré de cerdo y matambre con diferentes salsas típicas. Asimismo, el fuerte de los platos dulces es la torta de manzana.
El stand de los bolivianos está caracterizado por tener salteñas de pollo o de carne y anticuchos acompañados por la bebida típica llamada chuflay.

SABORES ESPAÑOLES
Las colectividades del Centro Gallego, el Centro Asturiano, la Casa de Andalucía y la Asociación Vasca "Euskal Echea" también son parte de la Feria Gastronómica.
La primera de ellas ofrece arroz con mariscos y su bebida típica conocida como queimada.
Mientras, los descendientes asturianos ofrecen platos como chorizo a la sidra y jijas –picadillo de chorizo con pan- como algunas de las ofertas que tientan a los visitantes.
Los andaluces venden su clásica paella, langostinos empanados, bocaditos de peceto y jamón. La sangría es la bebida por excelencia para acompañar cada uno de estos platos.
Los vascos se caracterizan por pintxos –rebanas de pan con pedazos de carnes o verduras- y variadas tartas. También se puede elegir bebidas como zurracapote que es vino acompañado por diferentes frutas.

MAS EUROPA
El atractivo de los alemanes es su cerveza tirada. "Tenemos dos variedades una es traída del El Bolsón y otra es la tradicional marca Warsteiner que es una de las más solicitada por la gente" explicó Mauro Saüer, uno de los integrantes del stand.
Las salchichas son otras de las propuestas que más atractivo tiene sobre la Feria Gastronómica.
Los polacos invitan al público a disfrutar de sus platos con chucrut y la pierna de ternera con salsas variadas. Una gran variedad de tortas y vodka son el complemento ideal para pasar por el Predio Ferial.
Además, los griegos ofrecen como una de sus platos típicos la spanakopita que es una empanada de espinaca y ricota. Otra de las ofertas que deleita es el guiro que es un cono de pita con brocheta de cerdo y ensalada. Y el anís es el trago por excelencia de esta colectividad.
Mientras que los portugueses deleitan con sus pregos, cazuela de mariscos, empanadas de pescados y lupines.
Y los ex soviéticos tienen entre sus ofertas un carré de cerdo con salsa de pepinos y kapusca –repollo con pechito de cerdo- acompañados por un vodka artesanal y shot soviéticos elaborados por los miembros de la comunidad.
Hoy a las 12 el Predio Ferial volverá a abrir sus puertas para vivir la última jornada de la Feria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico