La fiebre por el Pokémon Go también se instala en Comodoro y Rada Tilly

Pese a que la versión oficial no está disponible para Argentina, los amantes de la saga y los fanáticos de los videojuegos pudieron descargar la aplicación y comenzar a cazar pokemones por las calles. En Comodoro y Rada Tilly, plazas, monumentos y espacios públicos se convirtieron en pokeparadas, donde adolescentes y adultos nostálgicos despuntan su pasión por el juego que promete cambiar la forma de interactuar con la tecnología.

Bruno Carrasco tiene 28 años y ayer por la mañana junto a dos amigos buscaba pokemones en el Centro de Información Pública (CIP), uno de los gimnasios de Pokémon Go, donde los amantes de esta aplicación que está haciendo estragos pueden competir por monedas que le permitirán comprar pokebolas que luego les servirán para seguir avanzando en el juego.
El joven es uno de los tantos comodorenses que está inmerso en la fiebre del videojuego que lanzó Nintendo el último 6 julio, el cual promete cambiar la forma de interactuar con la tecnología y el teléfono celular gracias a la realidad aumentada.
El empleado de comercio explicó que el juego es adictivo y considera que su éxito entre su franja es por la nostalgia que provoca en los fanáticos de la saga de "Pikachu", el Pokémon eléctrico más conocido de la historia, en el anime que se lanzó en 1997 y que tuvo su origen en la primera versión del videojuego.
"Hay muchos adolescentes y muchos de alrededor de 30 años, supongo que es por la edad en que uno mira la serie, a mi me llama la atención eso. Es por nostalgia. Pero realmente te llama a estar pendiente del juego. Vas al supermercado y ves muchos varones jugando. Te puede aparecer un pokemon o incluso en el refrigerio los compañeros están a full", aclaró.
Pablo Ojeda, un empleado publico del barrio Juan XXIII, quien comenzó a jugar el juego hace una semana y media, coincide con él. "Para los boludos de los 25 para arriba es una patada en la cabeza para lo que es la melancolía y la nostalgia en sí. Para los que crecieron con Pokemon que te den un juego de realidad aumentada con 150 pokemon con una aplicación que es relativamente gratis va como piña", explicó.
En su caso asegura que utiliza el recorrido de la Línea 3 del Transporte público de pasajeros para sumar pokemones, kilómetros y seguir avanzando en el juego. "En la Kennedy tenés una sola pokeparada, pero en la Rivadavia tenés varias desde el monumento a la madre, la comisaría, el monumento al bombero, Perón, Pietrobelli, el Museo, la Catedral, Lucania, Rómulo y Remo, y acá en el Cultural que tenés las esculturas", detalló.

LA SEGURIDAD Y LA VIA PUBLICA
Estas pokeparadas que como dice Pablo se ubican principalmente en monumentos y espacios públicos. Allí los jóvenes pueden conseguir pokebolas, pociones o monedas. Sin embargo, cabe aclarar que los pokemones están por todos lados, tanto en las calles, como en edificios públicos o en la misma redacción de El Patagónico, donde al instalarse la aplicación se detectó a uno de estos personajes similares a osos de peluche
La furia que causa el juego realmente llama la atención y también pone en alerta sobre los peligros que conlleva estar pendiente de una pantalla en la vía pública, principalmente porque uno de los desafíos del juego consiste en sumar kilómetros caminando, corriendo o en bici, mientras se va cazando pokemones.
Bruno por ejemplo, que considera que no es peligroso el juego como se ha intentado instaurar, ya lleva 2,5 kilómetros de los 5 que debe sumar para que explosione un huevo y tenga un nuevo Pokémon de los 150 que presenta el juego.
El joven aclaró en este sentido que no se puede sumar kilómetros en vehículo, lo que a priori es bueno por la inseguridad que está opción podría ocasionar al volante. Pero si admite que el riesgo está latente ya que el uso del celular en la vía publica los vuelve vulnerables a los hechos de inseguridad, por lo que deciden salir en grupo.
La fiebre del Pokémon ya está instalada en la ciudad. Así cuando vean reunidos varios jóvenes, seguramente estarán inmersos en la realidad aumentada, posiblemente un gimnasio donde buscarán que el Pokémon pelee durante 8 horas sin que nadie lo derrote para poder acceder a 20 monedas (1.200 monedas que se compran con tarjeta de crédito equivalen a $150 reales), que permitirán comprar elementos sin estar en las paradas, y poder seguir evolucionando en el juego donde cada usuario tendrá su propio objetivo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico