La Fiscalía consintió la internación del joven que mató a su novia a martillazos

A pedido de la Defensa Pública, Mario José Alberto Díaz -imputado por homicidio agravado por el vínculo y femicidio- será internado en el Hospital Regional con custodia policial. Es para que sea sometido a estudios neurológicos y psiquiátricos con los que se deberá determinar si podrá continuar privado de la libertad en un centro de detención o en Salud Mental. El pedido fue consentido por la Fiscalía. El imputado no toma su medicación desde el sábado.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo Mario José Alberto Díaz (24) desde el lunes, tras ser imputado por homicidio agravado por el vínculo y femicidio de su pareja, Valeria Nicol Palma (21), se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia.
El acto fue presidido por la juez penal Mariel Suárez; la Fiscalía estuvo representada por la fiscal general Mónica García, mientras que el imputado fue asistido por la abogada adjunta de la Defensa Pública, Lilián Bórquez.
La revisión fue motivada por la defensa pública en los términos del artículo 234 y en virtud de los nuevos elementos de prueba que fueron reunidos desde la apertura de la investigación. En tal sentido, Bórquez se refirió a la historia clínica de su pupilo y al episodio de convulsiones que tuvo el 23 de agosto en la propia guardia del Hospital Regional, ocasión en la que fue medicado, pero ese medicamento no le está siendo suministrado desde el sábado, cuando fue detenido.
La abogada también se refirió al episodio que tuvo lugar el 27 de octubre del año pasado, cuando Díaz se lesionó la columna mientras convulsionó en su trabajo, como así también las intervenciones que figuran desde el área de Nuevos Derechos de la Defensoría Pública Civil.
En razón de ello, pidió que se cambie su lugar de detención y que sea internado en el Hospital Regional para que pueda ser sometido a estudios neurológicos y psiquiátricos que determinen su diagnóstico y la medicación o tratamiento que corresponde al caso.
En otro orden, se refirió al lugar de detención en la Seccional Quinta, donde tuvo inconvenientes con los internos y fue agredido, razón por la cual fue alojado en una celda de aislamiento que la juez Daniela Alejandra Arcuri clausuró de manera permanente el año pasado, mientras ejercía como juez de Ejecución.
La fiscal García consintió la internación de Díaz y propuso un psiquiatra para la pericia, mientras que para la parte neurológica el profesional fue ofrecido por la defensora pública.
A todo esto, la fiscal sostuvo que su postura fue motivada por recomendación de un profesional del Cuerpo Médico Forense, lo cual es coincidente con lo propuesto por la defensa.
Tras escuchar a las partes, la juez Mariel Suárez resolvió hacer lugar a la internación de manera provisional de Díaz en el Hospital Regional, con custodia policial y hasta tanto se realicen los estudios médicos con los profesionales ofrecidos por las partes.

EL CASO

El homicidio por el cual fue imputado Díaz se produjo a las 23:30 del sábado en una de las piezas de un inquilinato ubicado sobre Ignacio Rucci 2083, del barrio Máximo Abásolo. Ese ambiente era compartido por Díaz y su pareja, Valeria Nicol Palma (21).
Según el relato fiscal, tras una discusión el hombre tomó un martillo y la golpeó con fuerza en el rostro, cráneo y otras partes del cuerpo. Los gritos de la chica motivaron la intervención del dueño del inquilinato, quien ingresó al cuarto y le sacó el martillo al agresor, aunque éste tomó rápidamente un cuchillo y continuó su accionar contra la víctima. Ante esa reacción, el propietario llamó a la policía y cuando estos llegaron aún continuaba la salvaje agresión contra la mujer, quien ya estaba sin vida.
Al constatar las lesiones se verificaron múltiples heridas en el rostro, pérdida de globo ocular, desprendimiento facial, pérdida de masa encefálica y de piezas dentarias, múltiples fracturas de cráneo y costillas. Además, se contabilizaron 24 lesiones cortantes en tórax y abdomen; más de dieciocho lesiones en rostro y cabeza, además puñaladas en el corazón y pulmones, aorta, hígado, intestinos, manos y dedos.
El delito fue calificado como homicidio agravado por el vínculo y femicidio, en los términos de los artículos 80, incisos 1 y 11; y 45 del Código Penal, lo cual conlleva a la prisión perpetua.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico