La Fiscalía les pidió explicaciones a jefes policiales por el procedimiento del lunes

La fiscal Camila Banfi les pidió explicaciones al titular de la Unidad Regional, Luis Bidera, y a los jefes de Operaciones, Fernando Mora, y de la Seccional Primera, Humberto Lienan, sobre el cuestionado procedimiento que involucra a una policía. Les recordó que una vez detenida una persona, debe ser llevada a control judicial y que es el juez de garantías quien debe evaluar la legalidad de la detención.

En representación del Ministerio Público, la fiscal Camila Banfi fue la encargada de recibir las denuncias cruzadas del lunes a la tarde en torno al procedimiento policial que -como informó en exclusiva El Patagónico- se llevó a cabo en Pellegrini casi Sarmiento donde una policía abofeteó a dos mujeres que agredían a un hombre y esposó a este último "para que no le sigan pegando". Después sus pares lo liberaron sin comunicarle al fiscal de turno ni a un juez de garantías.
Banfi, que estaba de guardia en el Ministerio Público, recibió junto a la funcionaria Natalia Gómez las denuncias cruzadas de las mujeres víctimas del abofeteo de la agente policial y de la propia uniformada de la Sección Operaciones (de apellido Vargas) que acusó a sus pares de la Seccional Primera por incumplimiento de deberes de funcionario público.
Ni bien terminó de tomar la denuncia, Banfi pidió urgente una reunión con el jefe de la Unidad Regional, Luis Bidera, y los titulares de Operaciones, Fernando Mora, y de la Seccional Primera, Humberto Lienan.
La fiscal pidió explicaciones e informes, tanto del procedimiento como de los policías que intervinieron en el lugar y dejó en claro que "cualquier detenido debe ser ingresado como detenido judicial y se tratará en el control de detención con el juez de garantías la legalidad o no de la detención; o en todo caso el fiscal es el que debe determinarlo en la comisaría".
Tal como publicó El Patagónico, todo se habría desencadenado cuando las mujeres que iban acompañadas por niños comenzaron a increpar y acusar de agresiones a un hombre que había llegado a pagar su seguro en el local de "La Caja", en la calle Pellegrini.
Este (de nombre Sebastián) luego argumentaría que lo confundieron. Es que las mujeres comenzaron a arrojarle trozos de baldosas que también pegaron contra los vidrios de la aseguradora donde se resguardó. Una vez que llegó la policía, la agente Vargas abofeteó a las dos mujeres exaltadas y esposó al hombre. Le dijo que lo hacía "para que no te peguen más", como pudo observar en el lugar un periodista de este diario.
Policías de la Seccional Primera que llegaron al lugar reprobaron el procedimiento y le sacaron las esposas al detenido, quien luego se dirigió a denunciar los apremios.
Un empleado de seguridad de la casa de seguros comentó a El Patagónico que una vez esposado el hombre, también fue agredido por un policía "gordito" que se bajó de un patrullero y le pegó una patada.
En la reunión de ayer, Banfi les reprochó a los jefes policiales los golpes que recibieron las personas. "Si los detiene, los tiene que detener con la fuerza necesaria", afirmó.
Mientras, la policía implicada adujo en su denuncia que las mujeres a las que abofeteó le arrojaron escombros y que pretendía llevarse detenido a los tres: a las dos mujeres y al hombre.

EXPLICACIONES
"Tendrán que dar explicaciones si hicieron uso irracional de la fuerza policial y por qué. Y después tendrán que dar explicaciones de por qué detienen a una persona y en vez de pasar la novedad al fiscal, lo liberan en la calle porque en realidad los procedimientos de detenciones ilegales deben ser tratados con el juez de garantías", afirmó la fiscal.
Ahora la denuncia del hombre a quien la policía esposó y que además habría sido pateado en el suelo será investigada por la Agencia de Apremios del Ministerio Público.
Los jefes policiales, tanto de la Unidad como de Operaciones, pusieron a disposición los informes pertinentes. La Seccional Primera entregó los nombres de los empleados que procedieron en el lugar y la denuncia del hombre esposado. "Los jefes nunca van a avalar este tipo de procedimientos", confió la fiscal.
"La Fiscalía va averiguar los golpes a estas personas del personal policial", indicó Banfi. Es que "sean del bando que sean, no pueden golpear a nadie, ni siquiera para detenerlos. La policía no le puede pegar a nadie. No están obligados a tolerar la agresión física, pero tienen que hacer un uso racional de la fuerza policial. Si utilizan la fuerza policial de manera irracional, es ilegal; se llama vejaciones, apremios", argumentó.
Según informó el jefe de Unidad Regional, se iniciaron actuaciones administrativas para deslindar responsabilidades. En ello trabaja la División Asuntos Internos que solicitó fotografías a este diario para identificar al autor de las vejaciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico