La Fiscalía pretende una pena de trece años para acusado de matar a su primo

Joaquín Isaías Suárez fue acusado ayer como autor del delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, por el homicidio que tuvo como víctima a su primo, Matías Suárez. En la acusación, la Fiscalía fijó una pretensión punitiva de 13 años de prisión. La medida de prisión preventiva se revisó ayer y se confirmó su mantenimiento hasta la audiencia preliminar. Ayer, además, la familia de la víctima fue admitida como parte querellante.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva de Joaquín Suárez (24) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por la juez natural de la causa, Raquel Tassello. En ese acto, además, se presentó la acusación pública de la Fiscalía y se trató la admisibilidad del querellante, que en este caso será representado por el abogado Sergio Romero.
En representación del Ministerio Público Fiscal actuó el funcionario de Cristian Olazábal, mientras que el imputado fue asistido por el abogado particular, Guillermo Iglesias.
En ese marco y en virtud del vencimiento de la investigación, la Fiscalía presentó la correspondiente acusación contra Joaquín Suárez, para quien calificó el caso como homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. Ello, en perjuicio de su primo Matías Suárez (26).
La pretensión punitiva que se fijó en la acusación público fue de 13 años de prisión de efectivo cumplimiento y en razón de los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de averiguación de la verdad, el acusador solicitó la continuidad de la prisión preventiva hasta la realización de la audiencia preliminar.
A todo esto, se trató la admisión de querellante el mismo fue admitido por la juez natural y tendrá los plazos que otorga el Código Procesal Penal para presentar su propia acusación o adherir a la que ya presentó la Fiscalía.
Hay que recordar que el homicidio ocurrió el 3 de agosto en calle Pasteur del barrio San Cayetano. La víctima y el victimario vivían en casas enfrentadas.
De acuerdo al relato de un testigo y a la imputación de la Fiscalía, tras dispararle en el rostro a su primo, Joaquín Suárez huyó a la casa de su cuñado en Rada Tilly, donde abandonó el Peugeot 206 de su madre. Según la investigación, la novia del sospechoso le facilitó los contactos de un tío de ella que reside en Bahía Blanca para darle alojamiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico