La golpeó y amenazó con quemarla junto a sus hijos

Ocurrió en Mar del Plata. La mujer denunció que su ex pareja la golpeó en la cara y le prometió que volvería para prenderle fuego la casa y quemarla junto a sus hijos. Estuvo escondida en otro lugar hasta que finalmente el hombre quedó detenido.

Natalia Arteaga vivió un calvario. Su ex pareja, Sergio Bordas se hizo presente en su casa el jueves por la tarde donde la golpeó salvajemente e intentó prenderle fuego la casa con sus cinco hijos adentro. Tras hacer la denuncia policial, decidió escracharlo en las redes sociales y contar qué pasó.

Según relató Natalia, el hombre se hizo presente en su domicilio y tras una brutal golpiza intentó prenderle fuego la casa.

"Él salió en libertad de la cárcel hace tres meses. Y se vino a vivir a mi casa. Nos separamos y hace poco tiempo cayó preso otra vez por encubrir el robo de una moto. Lo volvieron a soltar esta semana, supuestamente con la condición de quedar bajo seguimiento del Patronato de Liberados. Luego registró en Tribunales la dirección de mi casa para notificar su paradero. Yo le dije que estaba bien sola, que se podía quedar pero que teníamos que intentar llevarnos bien", detalló Natalia.

"Cuando llegué este jueves de trabajar, me fui a ver a mi hermano, que vive a pocos metros. Y él, desde la vereda, empezó a insultarme. Cuando decidí volver para mi casa, me metió a los empujones y me pegó una patada. Ahí empezó a amenazar con que iba a prender fuego la vivienda, todo delante de mis cinco hijos, a quienes me los llevé a la casa de mi madre, que vive en la parte de atrás", contó la mujer sobre los primeros momentos de angustia.

"Efectivamente luego empezó a prender fuego unas frazadas. Salí a la vereda, salió corriendo detrás mío, cuando atiné a ir para el terreno de mi hermano, me pegó una trompada y volvió a amenazar a toda mi familia", sumó Natalia.

"Cuando volví de hacer la denuncia en Tribunales, él me estaba esperando en la parada de colectivo, a siete cuadras de casa. Me siguió y tuve que esconderme en una remisería, desde donde llamamos a la policía. Vino un patrullero de la comisaría décimo primera y ahora estoy en mi casa, con mucho miedo de que vuelva, ya no sé qué hacer", agregó la mujer.

En las últimas horas el hombre quedó detenido. "Al fin cayó. Estoy feliz de poder volver a mi vida", compartió en las redes sociales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico