La gran hazaña que Huracán debe repetir para seguir avanzando

Huracán tendrá una difícil tarea este domingo. Intentará, durante los 90 minutos, dar vuelta un resultado en contra para tratar de clasificar a la siguiente ronda del Federal B. Claro, no es cualquier resultado. El "Globo" deberá meterle cinco goles a Germinal de Rawson para forzar los penales, o seis, para quedarse con la serie y obtener el pase a la semifinal del campeonato.

Parece algo imposible. Algo que solo podría suceder en una película de fantasía o en un cuento del "Negro" Fontanarrosa. El equipo del barrio Industrial la tendrá difícil, pero ya cuenta en su "curriculum" con una situación exactamente similar. Cuenta la historia que en el año 2009, Huracán de Comodoro Rivadavia debía enfrentar a Independiente de Neuquén, en busca de la clasificación a la Fase Final del Argentino B. Aquel plantel era dirigido por Orlando "Pocho" Portalau, y contaba entre sus jugadores con Diego Rubilar, Facundo Tromer, Martín Subiabre, Pablo Romano, Cristian Millahual y Gustavo Caamaño, entre otros.

En partido de ida sucedió lo que ningún hincha esperaba. El club comodorense recibía en Neuquén una dura goleada. Los jugadores y cuerpo técnico se volvían a la ciudad petrolera con un 0-5 debajo del brazo y con la esperanza de seguir avanzando en el torneo hecha pedazos. Solo tenían tres días para tratar de recuperarse y afrontar el partido revancha, en el que tenían que conseguir un milagro.

"Cuando fuimos allá, comenzamos haciendo un buen partido hasta que nos metieron el primer gol. Ahí se nos metió en la cabeza empatar el partido y comenzamos a cometer errores grandes. Nuestro error más grave fue seguir buscando un gol y nos empezaron a entrar por todos lados", comentó esta tarde Esteban "Piojo" López a El Patagónico, uno de los protagonistas de aquella película y también integrante del plantel acutal.

El domingo 13 de diciembre quedó grabado en la cabeza de cualquier simpatizante del "Globo" que asistió al Estadio Municipal de Kilómetro 3. Huracán, volvía a escribir otro capítulo en su historia grande. Los jugadores de Portalau salieron a la cancha a pasar por encima a Independiente, quien mostró un esquema ultra defensivo, tan así, que su único delantero jugó como central durante los últimos 35 minutos. Esteban "Piojo" López a los 7 minutos y "Palolo" Romano a los 45 marcaron antes de que finalice la primera etapa y le daban esperanzas a sus hinchas de que la hazaña se podía realizar. Luego, a los 20 del segundo tiempo, Fernando Fernández descontaría para Independiente y complicaría aún más la situación.

"El viaje de vuelta a Comodoro nos mirábamos la cara y decíamos que el partido lo dábamos vuelta. Estábamos convencidos de que lo íbamos a hacer. Cuando llegó el día del partido recuerdo que atacábamos con siete jugadores. Lo ganamos porque estábamos totalmente convencidos de que lo podíamos hacer", sostuvo el delantero.

Los dos centrales del local se sumaron al ataque y el partido se basó en tirar centros a los altos de Huracán durante 30 minutos. Mientras, los 10 jugadores de campo neuquinos no salían de su zona defensiva y Millahual aprovechó esta situación, marcando el tercer gol a los 25 minutos de penal. El tiempo corría, la verdad se acercaba y recién a los 40 minutos, Darío Pranich, lograría hacer el cuarto gol y generaría la felicidad de su gente. El estadio, totalmente colmado, se venía abajo entre la desesperación y los cánticos de los fanáticos del "Globo".

"Esta vez también se puede dar vuelta. Hoy tuvimos una charla y hablé con el grupo. Les comente lo que yo viví en el 2009 y traté de meterles eso en la cabeza a los chicos. Si nosotros pudimos ahora también ellos pueden. Creo que entendieron el mensaje y estamos bien, no estamos muertos. Vamos a intentarlo, sabemos que es difícil pero tenemos con qué. Por algo salimos primeros en el torneo", continuó relatando el ídolo del club.

Solo un minuto más tarde del descuento de Pranich, Diego Rubilar, quien había ingresado en el segundo tiempo, anotó el quinto gol de cabeza. Solo quedaba un tanto para forzar los penales y llegaría a los 46 minutos, de la mano del defensor Facundo Tromer, para desatar la locura de todo el Estadio Municipal.

López explicó que la situación que están viviendo es "igual" a la que pasaron aquella vez: "Recuerdo que teníamos jugadores con más renombre y el que tenemos ahora son más chicos del club. Eso no dice nada, hay buen plantel y buenos jugadores. Tenemos que estar fuertes de la cabeza y convencidos de que lo podemos dar vuelta".

Aquél partido se definiría desde el punto de penal y las 4 mil personas que asistieron al encuentro depositaban su fe en el arquero Mauro Zamora. En el "Globo" convirtieron Cristian Millahual, Federico Folmer y Gustavo Caamaño; fallaron Martín Subiabre y Diego Rubilar (atajó Nicolás Peralta). Por el lado de Independiente, convirtieron Ignacio Sánchez y Matías Almendra. Zamora dejó su huella en el club atajando tres penales de la serie: a Fernando Fernández, José Ancatén y Maximiliano Maripil.

Huracán dio vuelta un partido de película que terminó en un festejo interminable, casi como la consagración de un campeonato. ¿Se volverá a repetir?

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico