La hermana de Marcelo Hernández está convencida de que lo mataron y que lo arrojaron en el salitral

Es la tercera muerte violenta de un ser querido que sufre la familia Hernández. Angélica, en diálogo con El Patagónico, sostuvo que ella está convencida de que a su hermano lo asesinaron. "No lo apuñalaron, lo cortaron en pedacitos", afirmó. También dijo que no cree que el desmembramiento del cuerpo haya sido obra de los perros. "Te das cuenta cuando te cortan por parte, no tenía los dos brazos, no tenía las dos piernas, tenía el torso y la cabeza y nada más", describió la mujer a quien en 2009 le mataron a un hijo en el barrio Pietrobelli y que también perdió a su hermano mayor en un homicidio ocurrido en 2014 en el barrio Máximo Abásolo.

La familia Hernández se ve nuevamente golpeada por la muerte violenta de un ser querido. En 2009 Angélica sufrió la pérdida de su hijo Carlos "Pikachu" Hernández, de 18 años, quien fue asesinado de un disparo en el barrio Pietrobelli. Por ese homicidio fue condenado Fabián Barría, quien recibió una pena de diez años y ocho meses de prisión.
El sábado 22 de febrero de 2014, mientras tanto, la familia Hernández volvió a sufrir la pérdida de uno de sus integrantes, cuando frente a un domicilio ubicado sobre Antonio Garcés 2.050 asesinaron a Alejandro Hernández, hermano de Angélica.
La víctima se movilizaba en una Renault Kangoo mientras que el agresor viajaba de acompañante en un Fiat Duna desde el cual le disparó a los hermanos Hernández, hiriendo de muerte a Alejandro el mayor de todos los hermanos y dejando grave a Eduardo. El homicida Brian Vargas fue condenado tiempo después.
Sobre la pérdida de Marcelo, Angélica le relató a El Patagónico que cuando el lunes vieron en el diario que informaban sobre el hallazgo de una persona muerta en un salitral del Cordón Forestal empezaron a preocuparse. Es que el hombre de 38 años había salido el viernes por la noche en compañía de una persona identificada como "Luis Bolívar" y que ellos no conocían. "Nunca lo habíamos visto", aseguró.
Marcelo Damián Hernández no regresó a su vivienda el sábado cuando debía presentarse a trabajar en el frigorífico donde se ganaba la vida y ese fue el primer llamado de atención para la familia. "El trabajaba en el frigorífico Hermoso, él siempre trabajó, el sábado trabajaba y cobraba", describió su hermana.

OTRA VEZ EL DOLOR
Angélica señaló que el lunes luego de enterarse del hallazgo de una persona desaparecida se dirigieron a la policía a dar cuenta de que Marcelo no había llegado a la casa, hasta que finalmente reconocieron el cuerpo en la morgue. "Ni la policía ni el forense estaban cuando nos entregaron a mi hermano. Nos dijeron ahí está su hermano", cuestionó Angélica, quien insiste en que está convencida de que a Marcelo lo asesinaron.
"No lo apuñalaron, lo cortaron en pedacitos", planteó Angélica. Para ella y su familia el desmembramiento que presentaba el cuerpo no fue consecuencia de mordeduras de perros vagabundos. "Los perros no fueron, porque los perros te sacan por pedazos, no te sacan todo completo. Una mordida de perro te saca algo de cada lado, la cara la tenía bien y los pelos también. Los perros no le sacaron los pelos. Lo cortaron por parte, y te das cuenta cuando te cortan por parte, no tenía los dos brazos, no tenía las dos piernas, tenía el torso y la cabeza y nada más", describió sobre el estado en que fue hallado el cuerpo de su hermano.
La familia Hernández está convencida de que fue un asesinato. Angélica apunta a una vivienda cercana a donde fue encontrado el cuerpo y en donde presuntamente se reunieron varias personas durante la noche del viernes. Es la casa "un viejito que tomaba alcohol, ese mismo fue, y tiene un hijo que se da a la bolsita", denunció la hermana de la víctima.
"A los que matan le dan diez años y en cinco salen. No hay justicia. La policía no hace nada, nadie hace nada. Nosotros andamos de alquiler en alquiler y ahora mataron a mi hermano y no sabemos quién fue", sostiene Angélica, quien junto a su familia vuelve a atravesar por tercera vez por esta dolorosa experiencia.
Fuentes judiciales dejaron entrever que en la autopsia no se encontraron heridas que representen el indicio de un asesinato. Según la hipótesis de los investigadores, hubo alguna pelea y luego Hernández cayó en el salitral del Cordón Forestal en donde fue desmembrado por los perros.
El hombre era padre de dos hijas, y estaba separado hace tiempo. Ayer a la tarde todavía la familia esperaba la entrega del cuerpo. "El siempre iba a lo del hermano, a lo la hermana, a otros lados no iba. Capaz que ahí mismo (en la casa que anteriormente describió) lo descuartizaron y lo fueron a tirar al salitre", reafirmó Angélica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico