La historia de amor por los animales que no conoce límites

Virginia Fidalgo tiene 70 años y vive en Rada Tilly. Su imagen comenzó a reproducirse en Facebook luego de que una vecina viera el momento en que curaba a una perra con sarna en la playa. Sin embargo, ya son más de 40 años los que lleva trabajando en rescatar perros, gatos, gaviotas, patos, zorzales y pingüinos. ¡Conocé su historia!

La imagen de Virginia Fidalgo comenzó a virilizarse ayer en redes sociales, luego de que una vecina de Rada Tilly publicara una foto de ella con su marido lavando a una perra con sarna en la playa.

"Todavía hay gente buena, la verdad que me re emocioné al verlos darle comida y lavarlo, son dos personas maravillosas que se merecen un monumento", escribió Florencia en Facebook.

Esa imagen despertó la admiración de cientos de usuarios que celebraron su actitud, pero ello fue sólo una muestra del amor y el cuidado que esta mujer les brinda a los animales desde hace más de 40 años.

Embed

Cuando vi esto dije: Todavia hay gente buena!! La verdad que me re emocione al ver a esta señora y a este señor ayudar a...

Posted by Florencia Silva on lunes, 4 de enero de 2016

Virginia tiene 70 años, vive en Rada Tilly, es docente jubilada y aseguró que el amor por los animales es algo nato en ella. En diálogo con El Patagónico, la mujer manifestó su asombro por la repercusión de su fotografía y explicó que a esa perra en mal estado la descubrió su hijo: "le dimos de comer, compramos líquido antisarna para bañarla y fue el momento en que me sacaron la foto".

"Me hice más famosa por eso que bailando tango (baila desde hace 15 años en Amigos del Tango)", bromeó y comentó que esta tarea de cuidar a los animales indefensos o heridos la realiza diariamente junto a su hijo Pablo.

"Toda mi vida lo he hecho, es que antes no había asociaciones de protección y de rescate, ni tampoco conciencia de castración. Siempre que encontramos animalitos los curamos y tratamos de buscarle un hogar, hoy hay mucha gente que los abandona", afirmó Virginia.

collage perros.jpg


collage gatos.jpg

Además, reconoció que llegó a tener 14 perros en su casa. Actualmente tiene seis y tres gatos de mascotas. La mayoría de ellos -aseguró- fueron rescatados y no les pudo encontrar un hogar.

"Yo veo un animal con necesidad de algo y lo levanto, lo curo y después lo regalo. Siempre he tratado de ubicarlos porque no me da para hacer un refugio, ojalá pudiera, siempre fui de esa idea, me he traído mucho animalitos y después les conseguí un hogar", relató Virginia.

GANZOS, PINGUINOS Y ZORZALES

ave 1.jpg
ave 3.jpg

El amor de Virginia por los animales no tiene límites. Ella no sólo rescata perros y gatos, también recuperó cisnes, gansos, patos de la laguna de Rada Tilly, gaviotas, algún hurón que llegó a su patio, zorzales que cayeron de un árbol siendo muy pequeños y hasta un pingüino.

cisne.jpg

Si bien reconoció que no es fácil poder cuidar de un ave, siempre buscó el asesoramiento de veterinarios. Virginia contó el particular momento en que llevó a un pingüino a su casa: "andaba caminando por la playa a la noche, estaba bien oscuro y vi un animal que necesitaba ayuda, era un pingüino, lo llevé a mi casa y lo puse en el quincho. Le deba leche con pan, agua y como podía se lo metía en la boca y esperé a que se recupere porque estaba deshidratado, cansado o le habían pegado. Después lo llevé hasta el mar y se fue despacito".

Virginia aseguró que seguirá toda su vida tratando de salvar a los animales y consideró que es necesaria una mayor conciencia por parte de la comunidad: "hay una cadena de responsabilidades que llevan a enfermedades, reproducciones y sufrimiento de los animales y esto que hago, es en lo que yo puedo contribuir", afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico