La Iglesia abre archivos de la dictadura: "no hay que tener miedo a la verdad"

El titular de la CEA, monseñor José María Arancedo, confirmó que la documentación incluye unas 3.000 cartas digitalizadas por el Episcopado que pertenecen al Estado Vaticano. "La verdad es un camino a la justicia y a la vez a la reconciliación", sostuvo Arancedo.

El arzobispo porteño, el cardenal Mario Poli, celebró la decisión del papa Francisco de divulgar más de 3.000 documentos secretos de la Iglesia católica durante la última dictadura cívico militar y envió un mensaje a los que se preocuparon por el anuncio. "No hay que tenerle miedo a los archivos. La verdad siempre ilumina", subrayó el líder religioso durante una conferencia de prensa.
"Por supuesto el Papa está detrás de esto y está contento con la apertura de archivos", confirmó Poli al encabezar el contacto con la prensa, organizado en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina.
"La Justicia nos ha impulsado a la organización de los archivos", explicó el cardenal, y minimizó los cuestionamientos por demorar la iniciativa. "No importa que pasaron 40 años, lo importante es que lo hacemos", dijo. "Para la Iglesia, los archivos son un patrimonio cultural muy importante. Esta decisión es un servicio a nuestra Patria para la reconciliación de los argentinos", agregó el vicepresidente primero de la CEA.
Durante la presentación de la apertura de archivos Poli también se ocupó de calmar la ansiedad por acceder a esos papeles. "El periodismo de investigación y la ciencia histórica deberán esperar un tiempo para sus consultas", afirmó.
En un comunicado de prensa conjunto entre la Secretaría de Estado vaticano y la CEA, difundido simultáneamente en Roma y Buenos Aires, precisaron que se trata de los documentos relacionados con el período de la dictadura conservado en los archivos del Episcopado, el Vaticano y la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires.
"Se ha constatado que este proceso de organización y digitalización, llevado a cabo en conformidad con las decisiones e indicaciones del Santo Padre y que supone la continuación de un trabajo ya iniciado años atrás por la Conferencia Episcopal Argentina, ha terminado", indicó el comunicado.
Se informó además que "de acuerdo a un protocolo que se establecerá próximamente, podrán acceder a la consulta de los documentos relativos las víctimas y familiares de los desaparecidos y detenidos y, en el caso de religiosos o eclesiásticos, también sus superiores mayores".
En el comunicado, la Iglesia destaca que el "trabajo se ha desarrollado teniendo como premisa el servicio a la verdad, a la justicia y a la paz, continuando con el diálogo abierto a la cultura del encuentro".
"Se trata de cartas que se recibían y contestaban solicitando conocer el paradero de detenidos desaparecidos o alguna gestión en ese sentido. También hay recortes de periódicos de la época", según había explicado a principio de año el secretario general de la CEA, Carlos Malfa, tras mantener un encuentro con el papa Francisco en el Vaticano.

"JUSTICIA Y RECONCILIACION"

A su turno, el titular de la CEA, monseñor José María Arancedo, confirmó que la documentación incluye unas 3.000 cartas digitalizadas por el Episcopado, que pertenecen al Estado Vaticano. "La verdad es un camino a la justicia y a la vez a la reconciliación", sostuvo Arancedo.
Antes de la conferencia, a través de un comunicado conjunto, el Vaticano y la CEA anunciaron que se concluyó con el "proceso de organización y digitalización" de los archivos sobre la dictadura y que próximamente se abrirán a la consulta de las "víctimas y familiares directos de los desaparecidos".
"Podrán acceder a la consulta de los documentos referidos las víctimas y familiares directos de los desaparecidos y detenidos y, en el caso de religiosos o eclesiásticos, también sus Superiores mayores", informaron.
Ambas instituciones destacaron que "se desea subrayar que este trabajo se ha desarrollado teniendo como premisa el servicio a la verdad, a la justicia y a la paz, continuando con el diálogo abierto a la cultura del encuentro en el pueblo argentino".
El secretario general de la CEA y obispo de Chascomús, monseñor Carlos Humberto Malfa, también participó de la conferencia. "Hemos privilegiado la relación del material de archivo con las víctimas por un sentido de reparación para ellos", estimó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico