La Iglesia cruzó a Macri y alertó sobre la "creciente desocupación"

"Lamentablemente hoy ni siquiera los trabajadores debidamente registrados tienen un ingreso adecuado y unos cuantos siguen debajo de la línea de pobreza", advirtió Lozano.

La Iglesia advirtió sobre la "creciente desocupación" en el país y reclamó "cuidar y generar" nuevos puestos de empleo, al saludar a los trabajadores en su día.
"Vivimos a nivel global -y con repercusiones locales importantes- una crisis en el ámbito laboral. Trabajadores no registrados, explotados, y una creciente desocupación. Lamentablemente hoy ni siquiera los trabajadores debidamente registrados tienen un ingreso adecuado y unos cuantos siguen debajo de la línea de pobreza", sostuvo el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano.
El prelado consideró "imperioso cuidar los puestos de trabajo y generar otros nuevos", por lo que estimó necesario, citando al papa Francisco, "un cambio de mentalidad tendiente a buscar otros modos de entender la economía y el progreso".
"Es imperioso cuidar los puestos de trabajo y generar otros nuevos. Para lo cual se hace necesario un cambio de mentalidad tendiente a buscar otros modos de entender la economía y el progreso?", subrayó el prelado, y destacó: "Estamos reunidos en esta Iglesia Catedral de San Juan para dar gracias a Dios por el trabajo, y rezar por todos los que sufren a causa de no tener un empleo digno para ganar el sustento cotidiano".
Monseñor Lozano dio gracias a Dios por el trabajo y elevó una oración por "todos los que sufren a causa de no tener un empleo digno para ganar el sustento cotidiano".

"SOMBRA DE
INCERTIDUMBRE"
El obispo de San Francisco (Córdoba), monseñor Sergio Buenanueva, expresó su solidaridad con las familias "que ven la realidad del trabajo con una sombra de incertidumbre" y se refirió puntualmente a la "compleja y difícil crisis" en la empresa láctea SanCor.
"Ojalá que todos los actores pueden sumar su aporte para que esta crisis se solucione de la mejor manera posible realmente lo hagan, pensando en el bien común, pensando en la familia, en los trabajadores", pidió.
Buenanueva aseguró que "uno de los desafíos más grandes del mundo y realidad del trabajo aquí en la Argentina es precisamente, recrear la cultura del trabajo" y precisó que "uno de cuyos primeros elementos es introducir a las nuevas generaciones, que hagan la experiencia, de que el trabajo humaniza, que el trabajo da una satisfacción que no se consigue por otros caminos".
La Pastoral Social de la diócesis de San Isidro reclamó "creatividad" para sostener y generar "trabajo con dignidad", al recordar que "el pan sin trabajo es dádiva, y el trabajo si no trae el pan, es injusticia".
En tanto, la Acción Católica Argentina, a través de su Sector Trabajadores, afirmó que "todos son responsables en la construcción del bien común" y llamó a defender los derechos de los trabajadores, especialmente de "aquellos que por la falta o la pérdida del empleo o por su precariedad, ven profundizadas sus dificultades como consecuencia del agravamiento de la situación económico social".
En tanto, el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, envió un saludo con motivo de la bendición de nuevos espacios del Parque Industrial de esta ciudad bonaerense, en el que pidió a Dios por los trabajadores, sindicalistas y empresarios que participaron del acto promovido por la Pastoral Social diocesana.
"Pido por ustedes y sus respectivas familias, a fin de que siempre puedan llevar con dignidad a sus casas el fruto de su trabajo. Hoy golpea a muchos el flagelo de la desocupación. Saben bien que la Iglesia los valora. Extiendo mi oración y bendición a todos los actores del complejo mundo del trabajo, pues entre todos, dejando de lado intereses de parte, debemos tender al buen entendimiento, a la paz social y al bien común", subrayó.
El vicario general, presbítero Gabriel Mestre, bendijo nuevos espacios del parque Industrial marplatense, donde leyó un saludo del obispo quien los llamó a tener la seguridad "de mi recuerdo en la oración ante el Señor. Pido por ustedes y sus respectivas familias, a fin de que siempre puedan llevar con dignidad a sus casas el fruto de su trabajo. Hoy golpea a muchos el flagelo de la desocupación. Saben bien que la Iglesia los valora. Extiendo mi oración y bendición a todos los actores del complejo mundo del trabajo, pues entre todos, dejando de lado intereses de parte, debemos tender al buen entendimiento, a la paz social y al bien común".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico