La imagen de otro bebé ahogado en un naufragio conmueve al mundo

La organización humanitaria alemana Sea-Watch, que operaba un barco de rescate en el mar entre Libia e Italia, distribuyó la imagen tomada por una empresa de producción de medios a bordo y que mostraba a un rescatista acunando a un niño como si estuviera dormido.

Una organización humanitaria distribuyó la foto de un bebé ahogado que es sostenido por un rescatista alemán, buscando convencer a las autoridades europeas de que permitan el paso de los inmigrantes tras una serie de naufragios en el Mediterráneo que habrían dejado centenares de muertos la semana pasada.
La organización humanitaria alemana Sea-Watch, que operaba un barco de rescate en el mar entre Libia e Italia, distribuyó la imagen tomada por una empresa de producción de medios a bordo y que mostraba a un rescatista acunando a un niño como si estuviera dormido.
"Tomé el brazo del bebé (para sacarlo del agua) y de inmediato protegí el pequeño cuerpo en mis brazos, como si aún estuviera vivo (...), el sol brillaba en sus ojos inmóviles", recordó el rescatista. "Hace sólo seis horas este niño estaba vivo".
El bebé, que parece no ser mayor de un año, fue sacado del mar el viernes tras naufragar el barco de madera en el que viajaba junto a otros cientos de inmigrantes. El bote salió de Libia, cerca de la ciudad de Sabratha el jueves en la noche, posteriormente empezó a inundarse y zozobró, según relataron los sobrevivientes.
Al puerto italiano de Reggio Calabria llegaron 45 cuerpos el domingo, transportados por un barco de la marina italiana que rescató a 135 sobrevivientes del mismo incidente.
Así como la fotografía del niño sirio de tres años Aylan, tendido sin vida en una playa turca el año pasado, la imagen del pequeño le pone un rostro humano a la tragedia de más de 8.000 personas muertas en el Mediterráneo desde comienzos de 2014.
No se sabe mucho acerca del pequeño que, según información de Sea-Watch, fue entregado inmediatamente a la marina italiana. Los rescatistas no pudieron determinar si el infante era niño o niña y tampoco se sabe si su padre o madre estaban entre los sobrevivientes.
Al menos 700 personas habrían muerto en el mar en la última semana, cuando se registró el mayor número de cruces de embarcaciones de inmigrantes entre Libia e Italia de este año, según indicó el domingo ACNUR, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados.
Desde septiembre pasado, los países europeos levantaron vallas, pusieron controles en sus fronteras y reforzaron los límites exteriores del bloque para evitar la llegada de nuevos refugiados y migrantes.
No lo lograron, y sólo incrementaron las ganancias de las mafias que aprovechan la desesperación de estas personas y profundizaron la crisis humanitaria, en el mar y en el propio continente europeo.
Los cuerpos de las víctimas del naufragio del viernes pasado, incluyendo el del bebé de la foto, llegaron ayer al puerto italiano de Reggio Calabria a bordo de un barco de la Marina de ese país, y en los próximos días o semanas se podría conocer sus identidades o, al menos, sus nacionalidades.
El proceso no será rápido ya que sólo la semana pasada "al menos 1.000" refugiados y migrantes murieron ahogados en el Mediterráneo en varios naufragios, según una nueva estimación hecha hoy por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
"Hablamos con los supervivientes, estamos intentando reconstruir cuántas personas podrían ir a bordo de los barcos que han naufragado y calculamos que hay al menos 1.000 muertos en esta última semana", explicó ante la prensa el vocero de la OIM en Italia, Flavio Di Giacomo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico