La imagen de un asesinato ganó el premio World Press Photo 2017

El fotógrafo de The Associated Press Burhan Ozbilici fue quien presenció el momento en que el embajador ruso en Turquía fue atacado por un custodio que estaaba detrás suyo. Lo registró en una serie de tomas que luego presentó en el concurso.

El fotógrafo de The Associated Press Burhan Ozbilici ganó el World Press Photo 2017 por su imagen de un policía turco fuera de servicio y armado junto al cuerpo del embajador de Rusia en el país, a quien acababa de balear y asesinar.

La imagen de Ozbilici forma parte de una serie titulada "Un asesinato en Turquía", que también ganó en la categoría de Noticias de Actualidad. Las fotografías fueron tomadas antes y después de que el policía Mevlut Mert Altintas sacó un arma y disparó al embajador Andrei Karlov en una exposición de fotos en Ankara el pasada 19 de diciembre.

asesino.jpg

En la imagen vencedora, el pistolero, vestido con traje y corbata, está en pie, desafiante, con la pistola en la mano derecho apuntando al suelo y la mano izquierda levantada, con el dedo índice apuntando hacia arriba. El cuerpo del diplomático yace en el suelo justo a su lado.

El presidente del jurado, Stuart Franklin, calificó la imagen de Ozbilici como "una fotografía de noticias increíblemente impactante".

asesino 4.jpg
El cuerpo de Karlov yace junto a su asesino. (AP Photo/Burhan Ozbilici)
El cuerpo de Karlov yace junto a su asesino. (AP Photo/Burhan Ozbilici)

La impactante serie de Ozbilici incluye varias tomas del asesino antes, durante y después del crimen.

asesino 2.jpg
También registró los rostros de las personas que, azoradas, fueron testigos del crimen.  (AP Photo/Burhan Ozbilici)
También registró los rostros de las personas que, azoradas, fueron testigos del crimen. (AP Photo/Burhan Ozbilici)


El fotógrafo contó pocos días después cómo vivió ese momento:

El evento parecía de rutina, la apertura de una exhibición de fotografías de Rusia. Así que cuando un hombre vestido con traje y corbata negras sacó un arma, quedé aturdido y pensé que era una puesta en escena.

En cambio, era un fríamente calculado asesinato, desarrollándose frente a mí y otros que se lanzaron, aterrados, a cubrirse mientras el esbelto hombre de pelo corto baleaba al embajador ruso.

Los disparos, al menos ocho, se escucharon fuertes en la prístina galería de arte. Estalló el pandemonio. La gente gritaba, se escondía detrás de las columnas y debajo de las mesas y se echaba al suelo. Yo tenía miedo y estaba confundido, pero pude cubrirme detrás de una pared e hice mi trabajo: tomar fotografías.

Me tomó unos segundos darme cuenta de lo que había pasado: un hombre había muerto frente a mí; una vida había desaparecido frente a mis ojos.

asesino 3.jpg
El asesino acaba de ejecutar al embajador y ahora mira hacia el público que asistía al evento.
El asesino acaba de ejecutar al embajador y ahora mira hacia el público que asistía al evento.

Me fui hacia atrás y a la izquierda, mientras el atacante, después identificado como el oficial de policía Mevlüt Mert Altintas, señalaba con su arma a la gente que se cubría en el lado derecho del salón.

Al principio no entendía qué había motivado al tirador. Creí que podría haber sido un militante checheno. Pero la gente después dijo que estaba gritando algo sobre la ciudad siria de Alepo.

Así que probablemente estaba enojado con los bombardeos rusos en Alepo destinados a expulsar a los rebeldes opositores al gobierno sirio. Muchos civiles han muerto en esa lucha.

También gritó "Allahu akbar", pero no pude entender el resto de lo que dijo en árabe.

El tirador estaba nervioso. Caminaba alrededor del cuerpo el embajador, rompiendo algunas de las fotos en la pared.

Yo estaba, por supuesto, asustado y sabía del peligro de que el atacante me prestara atención. Pero avancé un poco y saqué una fotografía del hombre mientras intimidaba a su desesperada audiencia cautiva.

Esto es lo que yo pensaba: "Estoy aquí. Incluso si me disparan y hieren, o si me matan, soy un periodista. Tengo que hacer mi trabajo. Podría salir corriendo sin sacar ninguna foto. Pero no tendría una respuesta si las personas me preguntaran: '¿Por qué no tomaste fotos?'".

Incluso pensé en mis amigos y colegas que han muerto mientras sacaban fotografías en zonas de conflicto a través de los años.

Mientras mi mente se aceleraba, noté que el hombre estaba nervioso; y sin embargo parecía en control de sí mismo. Gritó a todos que se mantuvieran a distancia. Los guardias de seguridad nos ordenaron que saliéramos del salón y lo hicimos.

Las ambulancias y los vehículos blindados llegaron en breve y la operación policial comenzó. El atacante murió luego en el tiroteo.

Cuando volví a la oficina para editar mis fotos, me sorprendió ver que el tirador estaba parado detrás del embajador mientras hablaba. Como si fuera un amigo, o un guardaespaldas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico