La importancia de que se concrete la obra del CABIN

Según un estudio que elaboró Economist Intelligence United en Latinoamérica, por encargo del Laboratorio Roche, Argentina cubre solo el 83% de la demanda de la población enferma de cáncer con el equipamiento que tiene para tratarla. Frente a ese panorama y las perspectivas de cáncer a 2030, especialistas consultados por El Patagónico consideraron que es fundamental que se concreten obras de este tipo en todo el país.

A principios de mes el Gobierno nacional, a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONEA), intentó sacar al Centro de Aplicaciones Bionucleares (CABIN) del plan de medicina nuclear que permitiría que ese centro de referencia para la Patagonia incorpore dos aceleradores lineales de última generación; una cámara gamma tomográfica; un moderno sistema de braquiterapia de alta tasa y un acelerador de partículas que permitirá fabricar sustancias radioactivas.
La noticia confirmada por el doctor Jorge Brugna, director del centro oncológico, fue un duro golpe, especialmente para los pacientes oncológicos y sus familiares, quienes este lunes realizaron un abrazo simbólico a la institución para manifestar su rechazo a esa decisión.
Finalmente desde el Gobierno nacional desistieron de su propósito original, atribuyéndolo a "una operación política". Sin embargo, en este marco se volvió imperioso preguntarse sobre la importancia que adquiere la incorporación de equipamiento y las obras de infraestructura.
Para responder a este interrogante se consultó a dos especialistas, Juan Pablo Sole, director médico de Roche Argentina, y Rubén Torres, rector de la Universidad Isalud y exsuperintendente de Servicios de Salud de la Nación, quienes participaron del pressday que Laboratorio Roche organizó a principios de mes y al que asistió El Patagónico.

ENTRE EL VOLUMEN Y LA DISTRIBUCION

Sole consideró que es fundamental la incorporación de equipos de radioterapia teniendo en cuenta las perspectivas a futuro que hay sobre la enfermedad. "Yo creo que es fundamental que estén los recursos porque parte del tratamiento en estos casos requiere de infraestructura, que son las máquinas de radioterapia, y hoy el equipamiento no estaría cubriendo toda la población actual. Además, si sabemos que la población de cáncer va a aumentar en los próximos años y si somos muy buenos vamos a tener mejor diagnóstico, uno estima que se van a necesitar aún más equipos de los que se están necesitando, con lo cual es fundamental estar a la altura de la circunstancia”, señaló.
El especialista también se refirió a las diferencias que existen entre el acelerador lineal y la bomba de cobalto y aseguró que es primordial la actualización de equipamiento. “Los equipos nuevos generan mucho menos daño que los antiguos. Sabemos que un paciente con cáncer que se hace radioterapia en la zona abdominal, si lo hace con bomba de cobalto tiene más posibilidades de tener una perforación abdominal que con un acelerador lineal, con lo cual el avance tecnológico va a tener un beneficio para la población y disponer de él va a tener un beneficio para todos”, sentenció.
Para Torres, en tanto, el problema no es el volumen de equipamiento, sino la distribución que hay, algo que afecta a toda Latinoamérica según el trabajo que presentó Economist Intelligence United en la actividad organizada por Laboratorio Roche.
“Hay mucha concentración, como sucede en toda América Latina, en las grandes ciudades y esto es por falta de planeamiento del Ministerio de Salud de la Nación”, señaló el especialista, considerando que se debe regular la incorporación de esa tecnología. En este sentido vale mencionar que el 30% de los aceleradores lineales del país está en Buenos Aires.
UNA NECESIDAD
PARA EL FUTURO
Lo cierto es que las perspectivas del cáncer indican que para 2030 habrá un incremento de la población afectada por cáncer. Para ejemplificarlo los especialistas indican, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en 2015 murieron casi 9 millones de personas en el mundo y en 2030 perecerán 17,1 millones, mientras 26,4 millones recibirán un diagnóstico.
Ante este panorama Argentina se enfrenta a un importante desafío, entre ellos incorporar equipamiento, ya que según el informe elaborado por Economist Intelligence United, en el país solo hay un 83% de cobertura en radioterapia para tratar a los pacientes del país.
En ese sentido, hay que decir que “únicamente Uruguay y Chile cuentan con suficientes equipos de radioterapia para tratar a todos los pacientes" de sus respectivos países. El resto de los países estudiados, Argentina, Panamá, Bolivia, Paraguay, Chile, México, Ecuador, Uruguay, Perú, Colombia, Brasil y Costa Rica, aún deben ponerse al día en la incorporación de equipamientos, ya que como afirma el estudio: "la disponibilidad de tecnología de radioterapia es un elemento clave en el tratamiento de muchos tipos de cáncer”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico