La impotencia ante el envejecimiento

Los expertos aconsejan a los hombres consultar al médico para descartar enfermedades o medicamentos que podrían provocar el problema.

Aunque el riesgo de impotencia (disfunción eréctil) aumenta con la edad, los hombres deben saber que no es una parte inevitable del proceso de envejecer, señalan los expertos.
En todo el mundo, se anticipa que unos 320 millones en 2025, sufran de impotencia, según cálculos de investigadores.
El problema afecta al 22 por ciento de los hombres mayores de 60 años, y al 30 por ciento de los hombres mayores de 70. Pero lo más probable es que el padecimiento se deba a una afección subyacente de salud física o mental, y no a la vejez, según los médicos de la Universidad de Texas A&M, en College Station.
La enfermedad cardiaca y otras afecciones médicas graves (como la diabetes, la enfermedad renal, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Parkinson) pueden provocar disfunción eréctil.
Ciertos medicamentos, incluyendo a los antidepresivos, los antihistamínicos y los antihipertensivos, también pueden provocar disfunción eréctil. Esos medicamentos pueden afectar a los nervios, a la circulación sanguínea o a las hormonas.
Otra causa potencial de la disfunción eréctil es la angustia emocional provocada por los problemas en la relación, la depresión, la ansiedad, la autoestima baja, la culpa y el miedo al fracaso sexual.
Unos hábitos malsanos de estilo de vida (como tener sobrepeso, fumar y beber en exceso, y el abuso de drogas) también pueden conducir a la disfunción eréctil. Comer alimentos ricos en flavonoides, como las moras, podría reducir el riesgo de impotencia.
Las lesiones en la parte inferior del cuerpo también podrían provocar disfunción eréctil. Así que, aunque el ejercicio es saludable, los hombres deben tener cuidado con cualquier actividad que ponga a la parte inferior de su cuerpo en riesgo de lesión.

Fuentes: Texas A&M University- HealthDay

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico