La inflación modifica los hábitos de compra de artículos básicos

En lugar de ir una vez por mes a los supermercados para abastecerse de alimentos, bebidas y artículos de limpieza e higiene, los consumidores argentinos compran ahora en forma más seguida, pero en cantidades menores y sobre todo buscan promociones.

Los consumidores argentinos cambiaron sus hábitos y ya no hacen una gran compra mensual de alimentos y bebidas, sino cuatro o cinco, en una permanente búsqueda de promociones y descuentos para ganarle a la inflación, coincidieron diferentes analistas de marketing y tendencias de consumo consultados por Télam.
"Cambió el comportamiento de compra, desde la cadena de supermercado a la cual el consumidor solía ir, hasta la frecuencia con que realiza las compras", indicó a Télam, Gabriel Diorio, director general de In Store Media (ISM) Argentina, una agencia de marketing enfocada al consumo.
Diorio precisó: "se rompió la fidelidad del consumidor con la cadena de supermercado a la que habitualmente concurría", y explicó que "ahora hace las compras con mayor frecuencia buscando las ofertas y los descuentos que ofrecen los distintos establecimientos".
Aseguró: "hoy la frecuencia promedio pasó de una sola gran compra al mes a cuatro veces y media en que el consumidor va al supermercado".
La variación en los precios de los alimentos y las bebidas, que en los primeros siete meses del año acumuló una suba de 41,7%, según el Indice de Precios al Consumidor de Buenos Aires (Ipcba), llevó a los consumidores a modificar su conducta a la hora de hacer las compras, y obligó a una mayor planificación que se transformó en un aumento en la frecuencia con que las hacen.
En su estudio Pulso Social, la consultora CCR también señala: "los consumidores eligen ir a más de un punto de venta, y pueden concurrir hasta a cinco comercios diferentes, para comparar los precios de los distintos lugares y aprovechar las ofertas de cada uno".
Además, reveló: "un 63% de los encuestados reconoce que dejó de comprar productos de marcas líderes para consumir segundas marcas", lo que coincide con que este año los artículos propios de las cadenas de supermercados crecieron un 20%.
Del mismo modo, el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom), en otra encuesta, determinó: "7 de cada 10 argentinos modificaron sus hábitos de consumo por el incremento del costo de vida en el primer semestre del año".
"Entró mucho en juego dejar de visitar los grandes formatos, los hipermercados, y pasar a los supermercados, o tiendas de cercanía", indicó a su vez el director de IMS, quien destacó que esos formatos "son los que más crecimiento tuvieron en aperturas. Lo que era antiguamente el almacén de barrio, hoy se ve en la gran cantidad de supermercados de formatos chicos que abrieron las grandes cadenas".
Diorio aseguró que este año "también las marcas sufrieron una merma de 60% de la fidelidad de sus clientes", y subrayó: "cuando uno iba a buscar un producto, sabía qué marca comprar, pero hoy ya no es así, porque los consumidores buscan ofertas o Precios Cuidados". El consumidor se guía por ofertas o lo que termina encontrando en góndola, porque también hay que tener en cuenta que a veces hay quiebres de stock, como sucedió con el aceite y la manteca. Y a eso, las marcas lo sufren".
En consecuencia, explicó, "las cadenas van intentando compensar la caída de ventas con las ofertas y grandes rebajas de los fines de semana, como el 3x2, o el descuento en la segunda unidad".
También destacó: "de parte de las marcas se ve un continuo trabajo para incentivar el consumo", y añadió: "hay muchas acciones de márketing y publicidad vinculadas a precios".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico