La intensa lluvia postergó para hoy Argentina-Brasil

La decisión fue consensuada por dirigentes de ambos países tras una reunión con el árbitro paraguayo Antonio Arias y miembros de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), confirmó el veedor del partido, el uruguayo Alvaro Silva. El partido se jugará en el Monumental desde las 21.

El superclásico sudamericano entre Argentina y Brasil, que debía jugarse anoche desde las 21 en el estadio Monumental por la tercera fecha de las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial Rusia 2018, fue suspendido por el diluvio caído en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y reprogramado para hoy en el mismo horario.
La decisión fue consensuada por dirigentes de ambos países tras una reunión con el árbitro paraguayo Antonio Arias y miembros de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), confirmó a Télam el veedor del partido, el uruguayo Alvaro Silva.
Fue una medida resuelta "por mayoría", según el veedor, debido a la diferencia de intereses entre un seleccionado y otro, puesto que Brasil quería jugarlo en horario matutino para luego partir a su país, donde el martes jugará ante Perú, mientras que Argentina planteó reprogramarlo para la noche con el objeto de facilitar la asistencia del público en un día laborable.
"(Luis) Segura (presidente de AFA) se puso firme, dijo que era imposible jugar a la mañana o al mediodía y por mayoría, después de consultarlo con la gente de la Conmebol, se decidió que fuera a las 21. Además, de acuerdo con el servicio meteorológico, el mal tiempo seguirá hasta mañana por la tarde", expuso Silva.
Sin embargo, tanto la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) como la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) negaron tensión para el fijado del horario de hoy y refirieron a un acuerdo de partes para la reprogramación del encuentro.
"Nos pusimos de acuerdo rápidamente por respeto a la gente, la que estaba en la cancha y la que todavía estaba en su casa sin saber si debía salir para la cancha. También por respeto a los jugadores porque era un peligro jugar con la cancha en esas condiciones", explicó Segura.
El presidente de AFA justificó que "en situaciones como la de hoy es necesario esperar un tiempo prudencial pero también hay que tomar una rápida decisión", por lo que se comunicó la suspensión una hora antes del inicio previsto, luego de que el árbitro Arias recorriera el campo de juego.
Segura pidió luego a los hinchas que llegaron ayer al Monumental "que conserven la entrada cortada" para poder acceder esta noche al partido.
En el vestuario visitante, el coordinador del seleccionado brasileño, Gilmar Rinaldi, coincidió con Segura que la postergación fue producto de un "rápido acuerdo", al considerar que "lo mejor era jugarlo mañana y en el mismo horario".
"Hubiera sido una maldad tener un Argentina-Brasil con el campo de juego en esas condiciones, el público no se merecía un espectáculo así", apuntó.
A su turno, el argentino Carlos Maglio -veedor de árbitros de la Conmebol- confirmó que "Brasil pidió jugar a las 14 con el argumento que debía volver a su país para jugar el martes con Perú" y explicó que la medida de cancelar el clásico se debió a que "había jugadores muy caros" en ambos seleccionados, a los que definió como "capitales muy importantes para poner en riesgo".
El campo del Monumental presentaba grandes espejos de agua en todos sus sectores a dos horas del inicio del partido y ello, sumado a la complicación para llegar hasta el estadio, fue determinante para que se suspendiera del juego.
El seleccionado argentino llegó en ómnibus a las 19:35 y, una vez comunicada la decisión, se entrenó con un ejercicio de fútbol reducido en la cancha de básquetbol situada en el anillo interno del "Antonio Vespucio Liberti".
Dirigidos por el ayudante Jorge Pautasso, los jugadores se ordenaron en tres equipos distintos: blanco (Agustín Marchesín, Emmanuel Mas, Nicolás Gaitán, Jonathan Maidana y Angel Correa); rojo (Enzo Pérez, Nicolás Otamendi, Facundo Roncaglia, Nahuel Guzmán y Gonzalo Higuaín) y azul (Erik Lamela, Javier Mascherano, Ezequiel Lavezzi, Ramiro Funes Mori, Gino Peruzzi, Martín Demichelis y Paulo Dybala).
Por su parte, el seleccionado brasileño trabajó el aspecto físico en la antesala del vestuario visitante y a las 21 regresó al hotel Four Season, donde permanecerá hasta mañana a la mañana cuando emprenda regreso para el partido con Perú, previsto para el martes a las 21 en la ciudad de Salvador, estado de Bahía.
Argentina viajará el domingo a las 14:30 en chárter rumbo a la ciudad de Barranquilla, donde el martes desde las 17:30 (15:30 hora local) visitará a Colombia por la cuarta fecha.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico