La investigación

El primer robo, según describió el fiscal Héctor Iturrioz, se produjo a las 8:17 del domingo. Según su relato, a Denis Barrientos se lo observa caminar por calle La Razón vestido con un mameluco y unos lentes de sol. Todo quedó registrado en unas cámaras de seguridad de un vecino de la víctima. Tanto Barrientos como Damián "Jaimito" Martínez llegaron a bordo de un Ford Focus -patente HFZ 107- conducido por Micaela Riofrío, señaló.
Barrientos y Martínez ingresaron al domicilio, ambos portando armas de fuego y cubriendo sus manos con guantes de látex blanco. Exigieron la entrega de dinero y elementos de valor. El dueño de la vivienda recibió un culatazo en la cabeza, pero logró sacarlos de la habitación donde lo habían sorprendido descansando.
Según Itturioz, en las imágenes a Barrientos se lo ve salir con un televisor LED. Además se llevaron una cadena de oro, una cartera, un DNI, 70 pesos, una computadora y notebook. El robo según la grabación duró solo cuatro minutos con cincuenta segundos.
El segundo robo se produjo a las 9:30 en la Fracción 15. De acuerdo al fiscal, Barrientos y Martínez, ambos portando armas de fuego, ingresaron por la ventana de un dormitorio a una casa y exigieron a la dueña dinero y objetos de valor. Así se apoderaron de dos teléfonos celulares y 2.500 pesos en efectivo. Les apuntaron también a dos adolescentes de 17 y 12 años. Incluso uno de ellos hasta atendió el teléfono de la víctima que en el momento del robo sonaba y sonaba.
Tanto Barrientos como Martínez, según Iturrioz, se escaparon en una camioneta Honda SRV propiedad de la víctima, que la dejaron abandonada en Los Bretes y subieron al Ford Focus conducido por Riofrío.
Iturrioz comentó que ese mismo día se interceptó el Focus con Martínez y Riofrío en el interior y la mujer fue multada por infracción al tránsito. En ese mismo momento la policía llamó al fiscal y fotografió a Martínez quien registra una traqueotomía.
Es que uno de los rasgos que habían dado las víctimas, es que uno de los autores hablaba con dificultad, como emitiendo silbidos, tal cual ocurre con "Jaimito". El domingo, este al igual que Barrientos gozaba del beneficio de extramuros, aunque el martes –antes de que se lo pudiera imputar como sospechoso de los robos- quedó en libertad condicional luego de que cumpliera la mayor parte de la condena por la que estuvo alojado en la alcaidía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico