La joven atropellada sigue grave y el conductor quedó libre

Mientras los médicos del Hospital Regional realizan todos los esfuerzos para lograr una mejoría en la salud de Analía Gallardo, el conductor del Fiat Palio que la atropelló durante la madrugada del jueves, identificado como Pablo Rodríguez, ayer fue imputado por la justicia y luego recuperó la libertad. Como el delito tiene una expectativa de pena máxima de 3 años, la funcionaria fiscal no pidió medidas privativas para el hombre que conducía alcoholizado.

La familia de Analía Gallardo vive horas de angustia a partir del accidente de tránsito que sufrió el jueves a la madrugada cuando la joven madre quería tomar un remis para dirigirse a su lugar de trabajo. Se desempeña en una empresa pesquera y caminaba sobre Kennedy y La Plata.

Desde que la mujer de 23 años ingresó en gravísimo estado de salud al Hospital Regional su vida corre riesgo. Su madre, Mariela, relató en Radio del Mar que pasó largas horas en la sala de terapia intensiva, donde los médicos trataban ayer de estabilizarla para poder avanzar en delicadas intervenciones quirúrgicas en sus piernas.

El riesgo más latente era controlar la infección que se propagó en sus miembros inferiores. "Se le metieron bacterias y virus en el momento en que fue arrastrada por el auto, cuando perdió parte de la piel. Tiene inflamación en el riñón, le falta parte de la cadera, de la cola, los médicos me dicen que no le van a amputar una pierna, pero hay que esperar. Su corazoncito es el que tiene que aguantar", describió Mariela.

La madre de la víctima afirmó que su hija tiene capacidad para enfrentar el desafío y recordó que hace pocos meses se quedó con lo puesto después de que se incendiara su vivienda. Por ello, Analía ahora reside con su madre y sus hijas de 5 y 9 años en las 1.311 Viviendas.

Los familiares y amigos de la joven iniciaron cadenas de oración desde el mismo jueves en que ocurrió el accidente. Mariela pidió a la comunidad que quienes puedan donen sangre en el Hospital Regional.
Lamentó que hasta ayer al mediodía Analía no había podido ser operada porque perdió mucha sangre. "Tengo que esperar, a ella le falta muchísima masa muscular. Estuvieron toda la mañana estabilizándola y me dijeron solamente que tengo que esperar. Es un dolor enorme", sentenció.

EXCESO DE VELOCIDAD Y ALCOHOLIZADO

Mientras ayer por la tarde Analía peleaba por su vida en el Hospital Regional se desarrolló en la Oficina Judicial la audiencia de control de detención y apertura de la investigación por el delito de "lesiones gravísimas culposas agravadas por la conducción imprudente de un automotor" contra el conductor del Fiat Palio, Pablo Gustavo Rodríguez.

El acto estuvo presidido por el juez penal Mariano Nicosia. En el comienzo, la funcionaria fiscal Patricia Rivas solicitó que se formalice al imputado el ilícito registrado el jueves a las 5:40 sobre la avenida Kennedy y calle La Plata

Detalló que Rodríguez conducía el Fiat Palio –dominio GMY 084- "en forma imprudente a exceso de velocidad y alcoholizado". El test de alcoholemia arrojó 1,44 gramos por litro de sangre.

Rivas detalló que el Fiat Palio circulaba por la avenida en sentido norte sur. Antes del accidente efectuó una maniobra brusca entre dos autos y al llegar a La Plata colisionó la parte trasera del remis Volkswagen Voyage –patente MRU 289- que estaba estacionado esperando que ascendiera la joven.
La velocidad del impacto hizo que el Palio avanzara unos metros y arrollara a la mujer.

DECLARO Y QUEDO LIBRE
La acusadora pública precisó que Analía Gallardo sufrió fracturas múltiples en diversas partes de su cuerpo. "Su estado es crítico con evaluación de amputación de ambas piernas", afirmó Rivas luego de conocer el parte médico.
Mientras, el defensor particular del automovilista, Gastón Albornoz, no formuló objeción al relato fiscal ni a la calificación legal. Luego, Rodríguez accedió en forma voluntaria a declarar y señaló: "no me acuerdo de nada, iba por el carril rápido, ni sé cómo agarré a la chica".
Luego, la funcionaria fiscal solicitó que se declare legal la detención del conductor ya que la misma ha sido en flagrancia. No solicitó ninguna medida privativa para el acusado a partir del monto de la pena que podría caberle, que tiene un mínimo de 6 meses de prisión y un máximo de 3 años. Mencionó además la no existencia del peligro de fuga, debido a que Rodríguez tiene arraigo en esta ciudad. El hombre también reside en el complejo habitacional 1.311 Viviendas.
En esos términos el magistrado formalizó la investigación, estableció un plazo de seis meses para concluir con la misma y dejó en libertad a Rodríguez informándole la obligación de concurrir al juzgado toda vez que le sea requerido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico