La Justicia no aceptó información clave sobre la ubicación del teléfono de Maldonado

Así lo afirmó Ariel Garbarz, ingeniero en electrónica y telecomunicaciones que fue propuesto como perito de parte en la causa por el hábeas corpus. El experto explicó que a partir de ese dato se podría definir qué otros teléfonos estaban encendidos en la misma zona. Mismas pericias lograron esclarecer el asesinato de Mariano Ferreyra.

Un día después de la desaparición de Santiago Maldonado, el 2 de agosto pasado, el teléfono celular con línea chilena que utilizaba el joven recibió una llamada que fue atendida por alguien. La señal de la comunicación activó una antena argentina. El dato podría revelar el lugar donde estaba el aparato y qué otros móviles se encontraban en la zona.

Así lo reveló en radio Del Mar el ingeniero en electrónica y telecomunicaciones Ariel Garbarz, que esperaba que el juez Guido Otranto y la fiscal federal Silvina Ávila lo acepten como perito de parte en la causa del hábeas corpus, cosa que finalmente no sucedió. "A partir de esto la Comisión por la Memoria, a través de su abogado en este momento ha presentado un escrito, informándole al juez que fui designado perito de parte en la causa del hábeas corpus que se tramita en el juzgado Federal", detalló.

Garbarz agregó que: "como hoy no me la quieren recibir, desde Buenos Aires voy a concertar una entrevista como perito de parte con el juez para darle esa información. Lo que hizo la Defensoría Federal fue presentarse y pedirle al juez las medidas necesarias para que esos datos se conserven hasta el momento que el juez (Guido Otranto) se digne en recibirme".

El dato más llamativo es que gracias a esta información se podría dar con las personas que estaban alrededor del celular de Maldonado: "tenemos información de la antena y la zona donde se activó el celular, está identificada la celda y con esa identificación de la celda el juez puede pedirle a la telefónica que informe qué personas tenían encendido su celular en ese momento y saber los sospechosos o testigos que estaban cerca".

El ingeniero asegura que la telecomunicación fue atendida en Argentina y que: "la zona ya está determinada, solo falta información de la telefónica para el sector. Los datos de cuál es la antena no los voy a dar al aire porque podemos perjudicar la investigación. Podemos saber la orientación de la antena que determina el lugar".

Garbarz sorprendido por la situación que tuvo que vivir en el juzgado de Guido Otranto aseguró que esta metodología de trabajo ya se ha realizado con éxito en otras causas judiciales: "estoy sorprendido e indignado después de viajar 2000 kilómetros y que no me acepten la información, ni como testigo me dejaron, es la primera vez que me pasa esto".

Para el ingeniero con esta decisión: "me queda claro que son maniobras para no avanzar en la verdad de la causa. Estuvimos en la causa del asesinato de Mariano Ferreyra, pudimos ubicar a los militantes, los policías y pudimos saber de dónde salió el disparo. Otra causa importante es la de una desaparición de una persona a la que se pudo encontrar los celulares que estaban alrededor de la persona desaparecida y cuando se llamó a declarar a esas personas apareció la joven muerta, eso me hace recordar este caso. Lamentablemente parece que todo va a terminar así", finalizó de manera contundente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico