La justicia ordenó reincorporar a trabajadores de Pepsico

La cautelar beneficia a un grupo de diez trabajadores pero podría servir de base para otros reclamos.

La Cámara Nacional del Trabajo ordenó a la empresa de alimentos PepsiCo reincorporar a una decena de empleados despedidos de su planta ubicada en Vicente López.
La decisión, provisoria, que revocó un fallo de primera instancia adverso a los trabajadores, la dictó la Sala VI de la Cámara, bajo el apercibimiento de imponer multas diarias en caso de desobediencia a la orden judicial.
De esta manera, el tribunal concedió la medida cautelar pedida y dispuso que la demandada cumpla con el "deber de ocupación" de Leandro Javier Gómez, Elizabeth Myriam Vique Laime, Facundo Javier Guzmán, Mónica Ruiz, Orlando Daniel González, Angel David Gramajo, Estefanía Herbas, María Ester Albornoz, Myrna Beatriz Vega y Juan Carlos Romero.
Los camaristas Juan Carlos Fernández Madrid, Luis Raffaghelli y Graciela Lucía Craig concluyeron que PepsiCo no demostró haber cumplido con el "procedimiento preventivo de crisis" que la misma empresa había invocado para cesantear a todo su plantel de la planta fabril ubicada en Vicente López.
Ese procedimiento prevé que la empresa "como mínimo" tenga que "explicitar las medidas" que propone para superar la crisis o atenuar sus efectos. "Toda persona tiene el derecho a trabajar para poder vivir con dignidad" y "sirve, al mismo tiempo, a la supervivencia del individuo y de su familia", agregaron los camaristas.
La resolución destacó que, en caso que la empresa no cumpla con la reincorporación, se le aplicará una "sanción conminatoria" equivalente a 5.000 pesos "por cada día de demora".
De esta manera la Cámara de Apelaciones del Trabajo revocó una decisión de primera instancia que no había tratado las medidas cautelares solicitadas por los empleados y tras poner de resalto el “derecho de trabajar” ordenó a la empresa la reincorporación de los despedidos.
La Sala VI del tribunal de apelaciones citó fallos y jurisprudencia al señalar que “el derecho al trabajo es un derecho esencial para la realización de otros derechos humanos y constituye una parte inseparable e inherente de la dignidad humana. Toda persona tiene el derecho a trabajar para poder vivir con dignidad”.
La cautelar beneficia a un grupo de diez trabajadores pero podría servir de base para otros reclamos.

JORNADA DE
PROTESTA
Trabajadores de la empresa PepsiCo repudiaron ayer en el Congreso Nacional el "violento" desalojo ocurrido el jueves en la planta ubicada en la localidad de Florida, en Vicente López, y anunciaron que la semana próxima realizarán una jornada de protesta en rechazo a los despidos.
Acompañados por diputados nacionales de la Izquierda, Libres del Sur y del Movimiento Evita, así como por dirigentes sociales y de organismos de derechos humanos, los trabajadores negaron que haya "arreglos voluntarios" de los despedidos con la empresa, aseguraron que "los acuerdos se hicieron por necesidad" y denunciaron que la Policía Bonaerense "se está llevando mercadería de la planta" de Vicente López.
"Nos merecemos volver a trabajar", aseguró Camilo Mones, delegado de los trabajadores de Pepsico, en una conferencia de prensa que ofrecieron en la Sala 2 del anexo de la Cámara baja, donde denunciaron además por "ilegal" el desalojo ordenado por la jueza Andrea Rodríguez Mentaste.
En la oportunidad, Mones anunció que hoy a las 14 los trabajadores se reunirán en lugar a definir con las organizaciones que respaldan su lucha para coordinar una jornada de protesta para la semana próxima "para poner fin a la política sistemática de despidos y cierres masivos", afirmó.
Tras denunciar que hubo "presión" del gremio de la alimentación, que conduce Rodolfo Daer, para acordar con la empresa la indemnización del 200 por ciento, Mones precisó que "son más de 200 los trabajadores que no arreglamos y que luchamos por los puestos de trabajo", sobre un total de 600 empleados.
Por su parte, Edgardo Moyano, abogado sindical, cuestionó a la jueza por no permitirle el acceso a la causa y calificó de "ilegal el desalojo" que se hizo, dijo, "con un argumento inverosímil, haciendo referencia a una supuesta contaminación, diciendo que en la planta había químicos inflamables y tóxicos".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico