"La literatura de adultos tiene prestigio y la nuestra no, pero nosotros vendemos mucho"

La trama de Blasco se centra en la Buenos Aires de 1910, cuando todo estaba listo para los festejos del primer Centenario de la patria. Alejandro, un joven periodista, recibe un encargo tan siniestro como perturbador: investigar la desaparición de cinco niños ocurrida más de dos décadas atrás.

"La oscuridad de los colores", la historia de un joven periodista que debe investigar antiguos crímenes de bebés, es la propuesta con la que el escritor argentino Martín Blasco ganó el primer puesto en el concurso de la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) como "Mejor Libro Editado en la Argentina" en la categoría "Juveniles".
La trama de Blasco se centra en la Buenos Aires de 1910, cuando todo estaba listo para los festejos del primer Centenario de la patria. Alejandro, un joven periodista, recibe un encargo tan siniestro como perturbador: investigar la desaparición de cinco niños ocurrida más de dos décadas atrás.
Una joven que no recuerda nada de su vida, un hombre que se comporta como un perro y las oníricas imágenes de una sesión de hipnosis son las pistas que guiarán a Alejandro, y también al lector, hacia un final completamente inesperado.
- Télam: ¿Por qué la temática de esta obra?
- Blasco: Hace diez años que escribo Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) y ya tengo unos quince títulos publicados. Este libro estaba en el límite entre el género juvenil y el adulto. Es un policial bastante oscuro con una serie de datos muy violentos, y en el medio hay un tipo que experimenta con niños. Cosas bastante retorcidas.
- T: ¿Por qué elegiste ambientarla en 1910?
- B: Me parece una época alucinante. Me gustan mucho las novelas góticas y me pareció que no había novelas así en el Buenos Aires de esos momentos; además, porque es una ciudad ideal para ese tipo de novelas oscuras.
- T: ¿Cuál el beneficio de escribir para chicos?
- B: Una vez, cuando estaba comenzando en este camino de la escritura, Adela Basch me dijo: "lo que tiene este género es que a nadie le importa". ¡Tuvo razón! Nosotros no tenemos la presión de los escritores para adultos, somos más libres; un día podemos escribir ciencia ficción, otro día humor y otro hacer una biografía. Tenemos mucha libertad, muy buena promoción y muchas ventas. Que un libro salga y tenga tres o cuatro reediciones en un año es increíble, y eso en la literatura para adultos pocas veces pasa.
- T: ¿Qué representa para vos este galardón de la CAP, otorgado en junio pasado?
- B: Es un lindo premio porque fue una novela que hasta se dudó si se publicaba o no, porque no se sabía si era adecuada para los lectores jóvenes. Era compleja y larga. Es más un premio para la editorial que para mí.
- T: ¿Consideras a la LIJ como un género menor?
- B: No me quejo porque la realidad sincera es esta: la literatura para adultos tiene mucho prestigio y poca venta. Sin embargo nosotros, los que escribimos para los chicos, tenemos poco prestigio y muchas ventas. A veces hay mucho prejuicio de que el chico va a querer historias de chicos, las nenas de nenas, y la verdad no creo que funcione así. Un adulto puede leer una novela protagonizada por un chico. Personalmente, como lector leo para ser otro, no para ser yo. Hay una idea dentro de la LIJ de ir siempre a la identificación y creo que uno se identifica cuando te cuentan algo que te llega.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico