La madre del sospechoso fue testigo del disparo

Tal como publicó El Patagónico en su edición de ayer, Matías Suárez recibió el disparo que terminó con su vida cuando se encontraba en la vereda de su casa junto a un amigo. En ese momento, según el relato de testigos, Joaquín Suárez, señalado como el asesino, llegaba a su vivienda junto a su madre, a bordo del Peugeot secuestrado ayer por la policía. La mujer descendió y luego su hijo sacó un revólver y gatilló contra su primo que vivía enfrente.
Los investigadores confirmaron que el miércoles poco antes de las 17, Matías Suárez había salido a la vereda de su casa y junto a un amigo iban a dirigirse a un kiosco del barrio.
En la casa quedó su padre, su hijo de 5 años y su hermano que dormía la siesta.
En esos instantes arribó su primo a bordo de un Peugeot 206, quien detuvo la marcha en la puerta de su vivienda, la cual que encuentra situada frente al domicilio de la víctima. Primero descendió la madre de Joaquín Suárez y luego lo hizo este, quien extrajo un revólver y avanzó unos pasos en dirección a su primo.
Le dijo unas palabras y luego le apuntó a la cabeza para asestarle el disparo. La bala ingresó a la altura del maxilar izquierdo y salió por el otro lado del rostro. Matías se mantuvo consciente por un rato y alcanzó a alertarle a su amigo que el atacante era su primo y que se llama Joaquín Suárez.
Ante la detonación salieron a la calle el padre del herido, Horacio Suárez y el hermano de la víctima, Elías. A la vez, la madre del atacante corrió hasta la casa de un vecino y su hijo se subió al vehículo para escaparse.
Los familiares de Matías Suárez lo cargaron al vehículo del padre y lo trasladaron de urgencia hasta la guardia del Hospital Regional. El herido había perdido abundante sangre y los médicos hicieron todos los esfuerzos para reanimarlo, pero alrededor de las 18 se confirmó su fallecimiento.
Luego de ello tomó intervención la policía de la Seccional Sexta que se dirigió hasta el lugar del ataque en la calle Pasteur, donde los familiares de la víctima quisieron incendiar la casa del señalado como el agresor, pero la rápida intervención de los bomberos y la policía impidieron que el siniestro consumiera la casa.
Desde ese momento hasta el cierre de esta edición se mantenía una consigna policial en ese domicilio para evitar enfrentamientos entre ambas familias. Desde hace unos meses los primos mantenían diferencias y una situación en particular habría sido el desencadenante del fatal ataque.
El cuerpo de Matías Suárez está siendo velado en la sala "E" del servicio de sepelios de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, sobre Canadá y José María Rodrigo.
La inhumación será hoy a las 15 en el Cementerio Oeste.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico