La migraña afecta con mayor frecuencia a las mujeres que a los hombres

Aunque el dolor de cabeza migrañoso es igualmente común en las niñas que en los niños, la cantidad de mujeres afectadas aumenta sustancialmente después de la pubertad.

Parece claro que ciertos cambios hormonales que se presentan durante la pubertad en las niñas y se mantienen durante la adultez, pueden ser factores desencadenantes o determinar la frecuencia de los ataques de migraña en la mujer.
El hallazgo de que el 60% de las mujeres que padecen migrañas relaciona los ataques con su ciclo menstrual, sustenta este nexo entre los cambios hormonales femeninos y los dolores de cabeza migrañosos. Los ataques pueden presentarse varios días antes o bien durante el período menstrual. Hay mujeres que sufren dolores de cabeza en la mitad del ciclo y en el momento de la ovulación.
El nivel de estrógenos fluctúa durante el ciclo menstrual. Los dolores de cabeza típicamente ocurren simultáneamente con la caída del estrógeno. Pocas mujeres (menos del 10%) sufren dolores de cabeza sólo durante la menstruación. Por lo tanto, en la mayoría de las mujeres, las hormonas son sólo uno de los diversos factores desencadenantes de la migraña.
Los anticonceptivos orales pueden afectar la incidencia de migraña. Esto era común hace una década o más debido a la mayor dosis de estrógeno contenida en las píldoras. Algunas de las nuevas píldoras cíclicas también pueden exagerar la migraña.
Actualmente existen efectos variables con la píldora, algunas mujeres se benefician, algunas no y otras empeoran. Para algunas mujeres el uso de la píldora durante tres o cuatro ciclos consecutivos, sin días de descanso, puede ayudar a reducir la incidencia de migrañas menstruales.
El embarazo también afecta la migraña. En algunas mujeres los ataques desaparecen completamente, ocurren con menos frecuencia o son más leves, en tanto en otras los ataques empeoran o permanecen igual.
Cuando las mujeres se acercan a la menopausia, los niveles de estrógenos pueden fluctuar y desencadenar un aumento de la migrañas. Las mujeres que llegan a la menopausia natural tienen menos problemas que aquellas que han tenido una histerectomía.
El uso de pastillas anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal debe ser analizado a la luz del tipo de migraña y de los factores de riesgo cardiovascular especialmente tabaquismo e hipertensión arterial.
Cada paciente debe analizar estos aspectos con su médico para sopesar riesgos y beneficios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico