La modelo internacional que confesó ser intersexual

Hanne Gaby Odiele es reconocida internacionalmente en el mundo de la moda. A sus 28 años ha desfilado en pasarelas de los diseñadores más prestigiosos y confesó recientemente ser intersexual.
Hanne nació con cromosomas XY (encontrado en hombres) y con testículos internos y desde los 10 años ha tenido que someterse a varias cirugías. Los médicos les recomendaron a sus padres una cirugía para extirpar los testículos, así como otra para reconstruirle la vagina. De no hacerlo, los expertos advirtieron a los padres de Hanne que corría peligro de sufrir cáncer.
“Estoy orgullosa de ser intersexual, pero me enoja mucho que este tipo de cirugías se sigan haciendo”, manifestó la modelo.
La joven confesó a USA Today que es intersexual y que para ella es muy importante romper el tabú que existe en torno al tema y decidió comenzar una campaña que tenga por objetivo visibilizar la intersexualidad. Ella cree que, en ocasiones, los niños intersexuales son presionados a someterse a cirugías que no son necesarias con la finalidad de que adquieran las características que los hagan parecer “más hombres o más mujeres”.
“Las personas intersexuales deberían ser capaces de tomar decisiones sobre sus propios cuerpos. Estoy hablando porque ya es hora de que este maltrato llegue a su fin y es algo que me causa mucho dolor” indicó.
¿QUE ES SER INTERSEXUAL?
Más allá de las orientaciones sexuales y de las identidades de género diferentes, la intersexualidad hace referencia a diferencias biológicas que son más frecuentes de lo que nos creemos. Su relevancia es tal que la 'I' de intersexual ha sido añadida a las tradicionales siglas LGTB, de forma que hoy hablamos de movimiento LGTBI.
Técnicamente la intersexualidad hace referencia a las personas que nacen con rasgos biológicos tanto masculinos como femeninos. Más allá de la identidad de género que cada uno sienta como suya, de si se siente hombre o mujer, o incluso un tercer género, la intersexualidad tiene una base física en la que rasgos de uno y otro sexo aparecen mezclados.
Antiguamente para describir a estas personas se utilizaba el término 'hermafroditas'. Sin embargo, el hermafroditismo es sólo una de las múltiples formas de ser intersexual y "de hecho, una de las menos frecuentes". El hermafrodita es quien presenta dualidad en las gónadas, "tanto parte ovárica como testicular".
SEXO Y GENITALES
Dependiendo del síndrome que dé origen a la intersexualidad, la variabilidad en los genitales es también grande. Pueden ser ambiguos o bien tener un aspecto absolutamente convencional, aunque la persona presente otros rasgos que cuando llega el momento del desarrollo en la pubertad, no se corresponden con su sexo asignado.
Hiperplasia suprarrenal congénita:
En las personas con hiperplasia la glándula suprarrenal produce ciertas sustancias de forma descontroalda. El cuerpo produce más andrógenos, más testosterona de lo normal, de manera que una mujer, con cromosomas XX y ovarios puede desarrollar genitales ambiguos, como un clítoris más grande de lo normal, similar a un pene, o incluso con los labios mayores sellados.

Síndrome de Morris:
Las personas con este síndrome son genéticamente hombres porque presentan el cariotipo XY; sin embargo, su cuerpo no asimila testosterona, de manera que nunca llegan a desarrollarse como hombres. "Fenotípicamente es una hembra. Crece como una niña. Es muy femenina. No tiene vello, tiene la piel muy suave, desarrollan mamas". Se dice que muchas modelos tienen este síndrome, porque si hay una diferencia exterior es que normalmente presentan una altura mayor de lo habitual. Eso sí, no tienen ovarios. "Casi todas se dan cuenta en la pubertad, cuando no les baja la menstruación”.
Tampoco pueden tener hijos porque, además de no ovular, aunque presentan vagina, suele ser una vagina ciega, es decir, no hay un útero detrás.

Síndrome de 5-alfa reductasa:
En este caso se trata de personas que cromosómicamente son niños, pero que al nacer presentan una ambigüedad genital. Cuando nacen se les asigna por error el sexo de 'niña' y son criadas como tales, pero cuando llegan a la pubertad comienzan a desarrollar vello, músculo, mayor gravedad en la voz y otras características masculinas. "Lo que se ha interpretado como un clítoris es en realidad un micropene". Son personas intersexuales y también trans porque su identidad de género no coincide con la asignada al nacer.
MAS FRECUENTE
DE LO QUE PENSAMOS
Faltan estudios que certifiquen la extensión de la intersexualidad a nivel internacional. No obstante, los realizados hasta ahora apuntan a que es más frecuente de lo que creemos. Habitualmente se cita como uno de los trabajos más serios en este sentido el de la bióloga molecular Anne Fausto-Sterling, profesora de la Universidad de Brown, quien cifra en más del 1% las personas que presentan alguna variación respecto a lo considerado como totalmente masculino y totalmente femenino.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico