La morgue del Hospital Regional está colapsada

La cantidad de cadáveres hizo que colapsara la morgue del Hospital Regional, a lo que se suma la falta de un médico policial para certificar las defunciones de personas que no son sometidas a una autopsia judicial. El director del nosocomio, Luis Cisneros, pidió que se habilite la nueva morgue judicial porque "todos los que mueren en Comodoro, sea el tipo de muerte que sea, terminan en la morgue nuestra, que hoy no da abasto".

Una persona que no está acostumbrada a convivir con esta situación se descompensaría rápidamente. Ingresar a la morgue del Hospital Regional según quienes conviven en ese recinto es observar el cuerpo de pequeños niños al descubierto y otros cadáveres fuera de las heladeras porque no todas funcionan. En rigor, el servicio se halla colapsado.
Es que de todas las heladeras, solo funcionan tres y el sistema de rodamiento de las mismas para ingresar y retirar cadáveres en algunas está roto. De modo que si un cuerpo permanece por mucho tiempo en el lugar el olor se volverá insoportable.
Cuentan que un cuerpo llegó a estar seis meses en el lugar porque sus familiares solo retiraron el certificado de defunción y el documento del fallecido, pero no al mismo. También quedan en el lugar aquellos cadáveres para los que no consiguen cajón para poder enterrarlos.
Las fuentes consultadas comentaron que la mayoría de los cadáveres que aún permanecen en la morgue no son el ámbito judicial; es decir que son personas que han fallecido por enfermedades o accidentes en los que no se solicitó realizar una autopsia forense.

SIN FORENSE
La situación trascendió públicamente este fin de semana por la falta de un médico policial para que firmara los certificados de defunción de determinados casos, como el de quien murió atropellado en la Ruta 3. Es que la única médica policial en el cargo es Victoria Ponce Cejas, quien debió ausentarse por razones de salud.
El cargo de médico policial siempre fue un difícil de cubrir para la Unidad Regional de Comodoro, no como sucede en algunas ciudades cercanas, en donde llega a haber hasta cinco médicos policiales como ocurre en Caleta Olivia.
En este contexto, se debe aclarar que el médico forense depende de la Justicia y solo interviene en autopsias solicitadas por el Ministerio Público Fiscal. Siempre hay uno de guardia por cualquier eventualidad y luego de cada autopsia el cuerpo es entregado a sus familiares.
El médico policial, en tanto, es dependiente de la Unidad Regional e interviene en muertes en las que no se requiere la intervención de la Justicia o del Ministerio Público Fiscal.
Los forenses hace años que realizan autopsias en la dependencia del Hospital Regional ante la falta de una morgue judicial, la cual si bien ya está terminada en su construcción en el Cementerio Oeste aún no pudo ser puesta en funciones. Cuando se habilite, allí se realizarán solo autopsias de carácter judicial, de modo que la morgue del Hospital Regional continuará recibiendo cadáveres del nosocomio y el déficit de recurso humano persistirá.
Ayer en comunicación con El Patagónico el director del Hospital, Luis Cisneros, pidió que se habilite la morgue judicial porque "todos los que mueren en Comodoro, sea el tipo de muerte que sea, terminan en la morgue nuestra que hoy no da abasto".
"La morgue hospitalaria en los últimos años se ha transformado en una morgue judicial. Eso no está bueno", consideró Cisneros al señalar que la dependencia con la que cuenta la institución pública debería ser para los pacientes que allí fallecen. En este marco, reconoció que "el problema que tenemos hoy es que hay cadáveres que están meses".
"La situación varía de acuerdo al tipo de muerte. Si una persona muere en su casa, por una enfermedad, puede firmar el acta de defunción su médico de cabecera o, en todo caso, el médico policial. Si hay presunción de muerte violenta o traumática, ya tiene que intervenir el médico forense que hace la autopsia", aclaró.
Según las fuentes de la investigación, en el caso de Francisco Lefín Mardones desde la Fiscalía no se habría requerido una autopsia al respecto, por lo que el certificado de defunción no pasaría por la órbita judicial.
La falta de una morguera para la ciudad también es un problema con el que se encuentra la Policía ya que el servicio es tercerizado y se espera siempre la habilitación del servicio por parte del órgano ejecutivo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico