La mujer dice que el pediatra la acosa desde hace meses

La víctima que denunció en la Seccional Segunda el acoso callejero por parte de un hombre, sobre quien luego se enteró que se trataba de un médico pediatra, dialogó ayer con El Patagónico. Afirmó que la venía acosando desde hace varios meses cuando se dirigía a buscar a su hijo a Jardín 440, en Rivadavia e Ituzaingó. Dijo que las medidas que puede dictar la Justicia no alcanzan. "No me violó y no me mató, por eso no se puede hacer nada más que pedir una restricción de acercamiento", sostuvo. Resaltó que hizo público su caso para que no le pase a otra mujer.

La joven madre de 26 años que el martes denunció por acoso al conductor de un Volkswagen Vento, señaló que no sabía que se trataba de un conocido pediatra de Comodoro Rivadavia que la había atendido a ella y a sus hermanos cuando eran chicos.
J.N. detalló que el jueves 13 el hombre intentó hacerla subir por la fuerza a su auto en cercanías de Patagonia y Misiones. Aprovechó que no había transeúntes en los alrededores, y entonces la joven desesperada le arrojó una piedra al vehículo "y él sólo se reía, me intentaba agarrar del brazo y me decía: ´vení, vení´", contó con la voz quebrada.
Ante la angustiante situación "corrí, no pude parar a sacarle una foto, ni mirar bien la patente. Me asusté por eso no tenía elementos para radicar la denuncia", reconoció.
La víctima aseguró que desde hace meses que era perseguida y hostigada por el mismo conductor. "Tengo un nene y lo llevo todos los días al jardín 440, nos lleva mi marido y vuelvo sola porque espero que canten las canciones de ingreso y mi pareja se va a trabajar", relató.
"En esas tres cuadras hasta mi casa hace meses me cruzo a este hombre, maneja despacio, a bordo de un (Volkswagen) Vento gris, siempre vestido de traje, alrededor de las 8 hasta las 8:30", describió.
Advirtió: "tengo miedo, no quiero que esto pase a ser un escrache más. Yo denuncié a un loco que hace meses ronda el barrio, un barrio en el que no vive y toma estas actitudes que no están bien".
Por otro lado, aclaró que decidió hacer público su caso porque la gente la señala como una provocadora o fabuladora. Por ello, sostuvo: "es lo que menos quiero, yo tengo un hijo, un marido, una carrera (universitaria) por la que estudio todos los días. Lo único que me interesa es que esto no pase, no hay derecho".
"ESTA ENFERMO"
El martes por la mañana, J.N. llevaba a su hijo al jardín y en el semáforo de Patagonia y Rivadavia volvió a cruzarse con el pediatra R.P.D.L. La mujer con su hijo de la mano lo increpó y le advirtió que lo iba a denunciar, pero "él solo me miraba y me decía: ´sí, sí´ como a una loca".
Al día siguiente la policía interceptó el vehículo sospechoso y el medico se negó a identificarse. Ante esa actitud fue demorado tres horas en la Seccional Segunda. Ante el persistente acoso la mujer consideró: "está enfermo, una persona normal no anda recorriendo las calles de los barrios buscando quién sabe qué".
"Si me animé a denunciar fue sólo porque esto no está bien que pase, ¿si agarraba una nena, qué?", se preguntó.
"No me violó y no me mató por eso no se puede hacer nada más que pedir una restricción de acercamiento. Pero toda la ciudad tiene que saberlo y los patrulleros tienen que seguir pasando porque todas las mamás que llevamos los nenes al colegio o al jardín estamos en peligro", consideró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico