La mujer que perdió sus ojos ya había sido amenazada de muerte por su ex

Hasta el momento, el único sospechoso del brutal ataque que sufrió la joven, es su ex pareja. La mujer fue encontrada con múltiples fracturas y sin sus ojos.

La ex pareja de Nabila Riffo, es por ahora, el principal sospechoso del brutal ataque que sufrió la joven madre de 28 años. Se trata de Manuel Ortega, quien ya tenía una denuncia por violencia, según quedó registrado en el archivo del Poder Judicial, del pasado 6 de junio cuando ingresó con un hacha hasta el domicilio de la víctima y allí la amenazó de muerte.

Vecinos de la víctima la observaron pedir ayuda y posteriormente vieron cómo Carabineros llegaban hasta el lugar para tomar los antecedentes.

Ortega fue sobreseído temporalmente y se debió someter a un tratamiento de control en el "Centro de Hombres Contra La Violencia".

Según la directora del Sernam, María Francisca Rojas Covarrubias no se realizó el seguimiento de este caso porque la denuncia no había sido interpuesta por la víctima de la agresión, sino por la familia.

La joven que permanece internada en el Hospital de Coyhaique, según publica El Divisadero, se encuentra "estable dentro de su gravedad" pero aún dependiendo de medicamentos y conectada a ventilador mecánico.

SE REALIZAN PERICIAS

Durante la jornada de ayer se realizaron una serie de diligencias desarrolladas por el Laboratorio de Criminalística de Carabineros, Labocar, en la casa de la ex pareja de Nabila Rifo Ruiz quién hasta ahora continúa apareciendo dentro de los posibles sospechosos de la brutal agresión sufrida por la mujer.

Las pericias se centraron en el sector donde funciona el taller mecánico, ahí se realizaron tareas planimétricas y otras diligencias tendientes a verificar las declaraciones de las 6 personas que participaron de la celebración ocurrida la misma noche de la agresión.

Los antecedentes recopilados en las diligencias desarrolladas serán contrastados con las declaraciones de los testigos, ya que según fuentes cercanas a la investigación existirían diferentes versiones sobre el mismo hecho las que no coincidirían, por ejemplo con la hora en que la víctima de la agresión abandonó el domicilio, como tampoco con otros antecedentes cruciales para el desarrollo de la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico