La necesidad del boleto obrero

El reclamo por un boleto obrero, u orientado a determinados sectores del trabajo, fue uno de los planteos más reiterados a lo largo de la audiencia pública, en base al impacto que un pasaje de $9 multiplicado por 4 e incluso 8 veces diarias implica para un asalariado de menos de $10.000 pesos en Comodoro, que debe recurrir al transporte público entre 20 y 25 días al mes.
Se subrayó además que en el marco de la escalada tarifaria de todos los servicios, la sumatoria de gastos del rubro consume al menos el 50% del salario. Los planteos en ese sentido llegaron de la mano de vecinalitas como América Melión y de referentes de la CGT, y la Cámara y el Centro de Empleados de Comercio.
Desde la CGT, Horacio Lagleyze planteó un proyecto puntual que en función de lo acotado del tiempo de exposición no detalló, aunque solicitó una reunión con el Ente, la prestadora y el Ejecutivo para compartir la planificación que, en resumidas cuentas, indicó que se basa en imponer una sola sección en los horarios de ingreso y salida laboral, que recorra toda la ciudad con un mismo boleto.
Melión apuntó a un boleto específico para bomberos, albañiles, empleadas domésticas y de comercio, pidiendo una tarifa diferencial para esos sectores y cuestionando en cambio al TEG que subsidia de modo igualitario a gente de alto poder adquisitivo.
Desde el Centro de Empleados de Comercio, Ernesto Bonicatto subrayó que su sector representa a la mayor cantidad de usuarios del servicio, con 4 y hasta 8 viajes diarios por cada trabajador, y que con las subas previstas el transporte impactará con el 15% del salario, por lo que reiteró el pedido de que se contemple un boleto diferencial.
Al pedido para el sector, también se sumó, entre otros expositores, Guillermo Seriani en representación de la Cámara de Comercio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico