La necesidad de una ordenanza

La Subsecretaría de Fiscalización, que dirige Daniel Campillay, fue el área municipal que clausuró Collage Espacio Social y Cultural y el Patio Cultural la Pastora, por problemas edilicios y venta de bebidas alcohólicas, de manera respectiva.
El funcionario fue consultado por el funcionamiento de los espacios culturales y el ámbito normativo que los regula y reconoció que hoy son vistos como cualquier comercio.
"Tomamos los centros culturales como si fuera un comercio, ellos dicen que no lo son, apuntan a la subsistencia, pero donde hay una erogación de comercio es donde entra el área de Habilitaciones. Controlamos desde ese punto de vista", manifestó.
Según explicó Campillay: "es muy difícil controlar un centro cultural donde a la noche en pos de la cultura se realiza algún tipo de recital con venta de buffet y hasta cualquier hora del día". Por esa razón, son necesarios los controles, la fiscalización y la seguridad, ya que el Estado debe prevenir la posibilidad de una tragedia, argumentó.
Ante esta situación el funcionario considera que es necesario contar una normativa, por ende ve con buenos ojos la creación de una ordenanza. "Si se reglamenta o se crea una ordenanza en buena hora sería porque el Estado municipal no da abasto con la cantidad de actividades que hace", sostuvo.
"Yo lo que veo es que los concejales van atrás del problema. Deberían ponerse a trabajar desde la opinión que tienen los artistas, porque lo mejor que puede pasar es tener una propuesta variada y justamente eso lo pueden dar los artistas y los espacios culturales", agregó al confirmar que se continuará fiscalizando los diferentes rubros, teniendo en cuenta los baches que existen en materia de habilitaciones comerciales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico