La noche que el Socios explotó de alegría

El estadio lució repleto, con gente colgada hasta en los mismos caños del Socios. Comenzó en una fiesta y terminó siendo lo mismo porque el "Verde" felizmente había logrado su máximo objetivo: el título.

La noche del 1 de junio de 2006, muchos la recordarán, fundamentalmente la ciudad de Comodoro Rivadavia que disfrutaba como Gimnasia y Esgrima lograba su primer título de Liga Nacional de Básquetbol y en el Socios Fundadores, su casa que hoy está celebrando el trigésimo aniversario de su fundación.

Esa noche todo comenzó con largas y largas colas afuera de un estadio, que lució repleto y que fue testigo de ver en acción a un equipo con grandes jugadores, pero sobre todo excelentes personas, que dejaron la vida en el piso del Socios Fundadores para ganarle 88-84 en el sexto partido a Libertad de Sunchales, adjudicarse la serie final 4-2 y de esa manera el estadio más austral que tiene la Liga Nacional A pudo disfrutar de su primer título de Liga.

Fue una noche fría, pero que terminó siendo hermosa y acorde para lo que se venía después, que era nada menos la consagración de un equipo que mostró todas sus credenciales para lograr el campeonato, luego de un comienzo que lo tuvo inclusive en los últimos puestos por enero del mismo año. Esa noche, el Socios explotó de alegría, la gente festejó junto a los jugadores, entre ellos el en ese entonces capitán Gabriel Cocha, Pablo Moldú , Leandro Masieri, Charles Jones, Diego Romero –que vino a un solo partido y fue campeón-, Jervaughn Scales y Ruperto Herrera -no jugó el partido decisivo por lesión- y todo fue una verdadera fiesta, algo que todavía se recuerda y que jamás se podrá olvidar por la manera de cómo se logró y en una de las canchas más difíciles que tiene la competencia liguera.

Ese es indudablemente el mejor recuerdo que quedó sellado en el Socios. Hoy, Gimnasia Indalo se encuentra cumpliendo una gran campaña, está primero en la Fase Regional de la Liga Nacional y con ganas de repetir lo hecho en la temporada pasada y por qué no luchar por el título y llegar como lo fue en 2006 a otro ansiado campeonato.

Ahí está el Socios Fundadores, a orillas del océano Atlántico y con muchas ganas de volver a tener una noche como fue aquella la del 1 de junio de 2006, donde el pueblo salió a festejar hasta altas horas el primer título de Gimnasia. Material hay para lograrlo y por eso el "Verde", que se ha hecho muy fuerte en lo que va de la temporada en su Socios, sueña con poder repetir. Y ojalá que así sea.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico