La nueva Fiat Toro: un animal difícil de definir

Carga de originalidad, la pick-up compacto-mediana llega para elevar el status de la marca italiana

La Toro es un animal difícil de definir. La nueva pick-up de Fiat tiene una estructura monocasco, como los autos convencionales, compartida con el Jeep Renegade, mide casi 5 metros, tiene una versión que carga 650 kg como si fuera una camioneta compacta y una diésel con capacidad para una tonelada, lo que la tornaría oficialmente en una pick-up mediana.
Para complicar la definición, durante la presentación en Brasil, los ejecutivos de la marca no pudieron definir exactamente a quiénes iba a atraer la nueva Fiat Toro, pero en la marca tienen la certeza de que va a atraer. En parte por ese equilibrio entre las pick-ups medianas y compactas, más chica que las primeras y con más capacidad que las segundas, y lo mismo sucede con su precio, al menos en el país carioca.
Desarrollado en Brasil, el proyecto de la pick-up Toro siguió la intención de Fiat de valorizar a la marca y trabajar con modelos de segmentos superiores, por ello se ocupó de embarcar mucha electrónica ofreciendo controles de tracción y estabilidad, y ayuda de arranque en pendientes, entre otros. Pero donde más se aprecia la estrategia de Fiat es en el diseño.
Respecto del consumo, según InMetro la versión 1.8L (Flex en Brasil) logra hacer 13.5 L/100 km andando solo con nafta mientras que en ruta consume 9.5 L/100km, lo que no es un mal resultado para un vehículo que pesa 1.600 kg. Lamentablemente las versiones diésel no entraron en el programa de la entidad.
La sensación de manejo es similar a la de un auto, la Fiat Toro se mueve como si no existiera la caja de carga, tal es la rigidez del conjunto y el trabajo de las suspensiones -McPherson adelante y multibrazo atrás- que filtran muy bien las irregularidades. No hay rolido lateral inclusive en curvas forzadas y la estabilidad en rectas es absoluta. La tracción integral puede transferir hasta el 50% del torque a las ruedas traseras si es necesario, mejorando la ecuación.
En la cabina hay buen espacio longitudinal y algo acotado a lo ancho, por lo que 4 adultos más un niño van bien. Las butacas delanteras son cómodas y el respaldo trasero tiene buena inclinación respecto del asiento, lo que amplía el confort. Por su parte, el interior está bien concebido y los detalles cuidados, solo se puede criticar el exceso de plásticos duros.
En Brasil una Fiat Toro full (Volcano) con el motor 2.0 TDi de 170 CV, tracción 4x4 y caja automática de 9 relaciones cuesta R$116.500 (unos 456.000 pesos argentinos) mientras que la versión básica, 1.8L de 139 CV con transmisión automática de 6 cambios se sitúa en los R$76.500 (299.400 pesos aproximadamente).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico