La nueva Ford Ranger 3.2L trae tecnología y potencia

Con la pretensión de superar el 3er lugar en unidades vendidas logrado durante 2015, Ford renovó a la Ranger y le agregó sofisticación, tecnología y robustez a un vehículo que ya de por sí tiene un fuerte argumento de venta: un óvalo en el frente, motivo suficiente para que varios de sus clientes nunca piensen en cambiarse al inamovible rival de raíces japonesas.

La versión en cuestión es el actual buque insignia de la gama, la Ford Ranger Limited 3.2L TDi 4x4 Doble Cabina. Este modelo cuenta con el motor Puma de 3.2L Turbodiésel de 5 cilindros, que entrega 200 CV y 470 Nm. Si bien las cifras de potencia son las mismas que el modelo al que reemplaza, como parte de esta renovación se ha trabajado en el turbo y los inyectores, haciendo que ahora la entrega de torque sea más "plana", esto quiere decir más constante, ya que la máxima fuerza se logra en un rango más amplio de revoluciones.
A nivel de seguridad, tanto ésta como todas las versiones de la nueva Ranger vienen con 3 airbags; los dos frontales obligatorios y además uno de rodilla para el conductor. En esta versión Limited, contamos además con airbags de cabeza delanteros y traseros (cortina) y laterales delanteros, sumando 7 bolsas de aire en total y anclajes ISOFIX. En materia de seguridad activa se incorporan también los controles de estabilidad y de tracción en toda la gama.

INTERIOR Y EQUIPAMIENTO

El interior de esta unidad tiene de todo, plásticos bien cuidados sin excesos de refinamiento ni sobriedad, pero que cumplen bien su función. El protagonismo detrás del volante lo tienen las dos pantallas de LED que flanquean al velocímetro, donde podemos ver una multiplicidad de información que va desde la computadora de a bordo, el tacómetro, (con indicador de nivel de combustible y temperatura) el navegador y hasta parte del sistema de infoentretenimiento.
Si bien la mayoría de estos datos también pueden visualizarse en la pantalla de 8" de la consola central, este tablero importado del Mondeo nos permite una visualización muy cómoda una vez que nos acostumbramos al paso por los menúes.

COMPORTAMIENTO

En autopista, lo primero que se nota es que la insonorización es buena hasta que alcanzamos los 100 Km/h, momento donde se nota bastante el ruido provocado por los enormes espejos retrovisores laterales.
Con respecto a su comportamiento en ruta el vehículo va bien plantado, se lo siente seguro y firme pero con una suspensión que te hace pensar que vas literalmente en una nave, no se sienten las imperfecciones del asfalto.
La reacción de la caja es buena aunque en ciudad, a bajas velocidades, se nota mucho más el accionar del convertidor de par, con esa sensación de embrague que resbala.
En ruta, a 110 Km/h de velocímetro (105 de GPS) el pequeño tacómetro nos indica 2.000 rpm mientras que si llevamos a la Ranger a los 130 Km/h (125 de GPS) nuestro cigüeñal girará a 2.300 rpm. A nivel consumo tuvimos en ruta un promedio de 8.1L/100 Km, mientras que el consumo combinado entre ciudad y ruta nos arrojó un histórico de 10.9L/100 Km.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico