La oferta es pagar US$ 6.500 millones

El mediador en el litigio con los fondos buitre, Daniel Pollack, anunció que la propuesta de Argentina a los holdouts es de 6.500 millones de dólares y señaló que la misma está sujeta a que el Congreso la apruebe y a que el juez del caso, Thomas Griesa, levante la medida que impide pagar a los bonistas reestructurados.

Pollack señaló además que de los seis acreedores "principales" involucrados en el caso, dos se sumaron a la propuesta mientras que cuatro "tienen aún que alcanzar un acuerdo" y se mostró "esperanzado" de que con la continuación de negociaciones esos grupos también acompañen la oferta.
En un extenso comunicado, el "special master" detalló que "las negociaciones fueron intensas pero civilizadas" y dijo estar "complacido de anunciar que se ha realizado un enorme progreso".
"Es un avance histórico que, si las condiciones mencionadas son alcanzadas, permitirá a la Argentina regresar a los mercados financieros globales para conseguir el capital que necesita", declaró el mediador asignado por Griesa para acercar a las partes.
Pollack mencionó a su vez que habló telefónicamente con el presidente Mauricio Macri y con el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, a quienes elogió por haber "mostrado coraje y flexibilidad en dar un paso hacia adelante y hacer frente a este problema de largo aliento".
Al hacer referencia a los holdouts, el mediador sostuvo que los involucrados en las negociaciones "trabajaron diligentemente para resolver las diferencias entre sus firmas y Argentina", siendo que "dos de los seis holdouts líderes fueron exitosos en eso y firmaron" la oferta mientras que "cuatro de los seis tienen aún que alcanzar un acuerdo".
"Todos los concernientes al lado de los tenedores de bonos 'holdouts' están trabajando constructivamente para llegar a eso", agregó.
Las felicitaciones del "special master" estuvieron también dirigidas al secretario de Finanzas, Luis Caputo, y al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y mencionó a las personas del equipo argentino que "trabajó contrarreloj para facilitar las negociaciones", así como a otros altos funcionarios en Buenos Aires que, "aunque no estuvieron presentes físicamente, fueron importantes en el proceso, en particular el jefe de Gabinete, Marcos Peña", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico