La pareja detenida por el asalto al taxista quedó libre pese al pedido de la Fiscalía

Mariano Figueroa y Diana Altamirano, aprehendidos por el robo y agresión con un destornillador contra un taxista, ocurrido el domingo en la parte alta del barrio Newbery, fueron imputados en la causa pero están libres. El fiscal Julio Puentes solicitó la prisión preventiva de los sospechosos dada la gravedad del ilícito y sus antecedentes, pero la juez Gladys Olavarría la denegó. Sólo le dictó presentaciones semanales ante la Justicia.

Una vez más personas que cuentan con causas en trámite son beneficiadas por decisiones judiciales. Así, el taxista que el domingo a la tarde fue atacado con un elemento punzante no tiene garantizada su seguridad, ya que los sospechosos de haberlo asaltado quedaron en libertad a menos de 24 horas después de haber sido aprehendidos.
Tal como publicó en forma exclusiva El Patagónico, la pareja detenida por el robo fue sometida ayer a la audiencia de apertura de la investigación y control de detención en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. Se trata de Mariano Gastón Figueroa (18) y Diana Micaela Altamirano (22).
El fiscal general Julio Puentes relató que el asalto se registró a las 15 del domingo. Narró que la pareja tomó el taxi sobre la avenida 13 de Diciembre y Chaco. Pidieron ser llevados hasta el barrio Ceferino Namuncurá con la excusa de ir a ver a un chapista. Luego se dirigieron hasta la calle Angel Velaz del Quirno Costa y finalmente pidieron ser llevados de regreso al barrio Jorge Newbery.
En las cercanías de las calles Puerto Pirámides y Misiones, a unos 200 metros de donde habían abordado el taxi, el individuo tomó del cuello al chofer y comenzó a asestarle puntazos con un destornillador en la zona del cuello. Su novia, mientras tanto, aprovechó el momento para apoderarse de los bienes personales de la víctima, relató el fiscal.
Así se apoderó de las llaves del vehículo, del teléfono celular del taxista, dinero y el anillo de casado del trabajador. Luego los autores se introdujeron al patio de una casa cercana que alquila Altamirano donde finalmente resultaron detenidos y se recuperó el botín.
En ese marco, el acusador público solicitó que la pareja sea imputada por el delito de robo agravado por haber sido cometido con arma impropia al tratarse de un destornillador. También requirió la prisión preventiva de los imputados debido a la gravedad del delito, los antecedentes con los que cuentan y que poseen causas en trámite.
Mientras, el defensor público Ariel Quiroga, quien asistió a Figueroa y Altamirano, se opuso a la medida privativa de la libertad y propuso medidas sustitutivas como presentaciones semanales ante la Justicia.
La magistrada de turno, Gladys Olavarría, hizo lugar a la imputación fiscal y al plazo de seis meses para concluir con la investigación contra Figueroa y Altamirano. Sin embargo, no estuvo de acuerdo con la solicitud de la prisión preventiva y benefició a la pareja con presentaciones semanales.
ANTECEDENTES
La pareja de novios ya cuenta con numerosos antecedentes judiciales no sólo en Comodoro Rivadavia sino también en Sarmiento. En uno de sus frustrados robos ocurridos meses atrás Gastón Figueroa utilizó un pelapapas para cortar a sus víctimas, mientras en Sarmiento ambos jóvenes están imputados por un robo domiciliario.
Durante la mañana del 9 de mayo, Figueroa fue detenido en esta ciudad como sospechoso de haber asaltado a dos jóvenes junto a un cómplice en la zona de Islas Leones, entre Posta de Yatasto y Wilde del barrio Ceferino. Amenazaron y cortaron en sus brazos a las víctimas con la utilización de un pelapapas.
Al mayor lo lesionaron en el antebrazo izquierdo y al menor en el antebrazo derecho. Tras el arribo de la policía, Figueroa fue aprehendido y su amigo alcanzó a escapar con una gorra y un teléfono celular como botín.
Mientras, el 2 de mayo, la pareja fue imputada de perpetrar un robo en una vivienda de Sarmiento cuando los propietarios -que trabajan como comerciantes- estaban ausentes de su domicilio.
Según la imputación, barretearon la puerta principal del domicilio. Se alzaron con seis camperas de abrigo de primera marca, remeras, una notebook, una cámara digital profesional de fotografías, tres teléfonos celulares de alta gama, perfumes de mujer, un juego de azar, joyas y otros elementos.
Con la colaboración de los vecinos y la aplicación que tenía uno de los teléfonos celulares sustraídos se identificó a los presuntos autores.
La policía allanó la vivienda del tío del joven donde secuestraron los elementos denunciados como robados, y además se advirtió que existían otros elementos no denunciados.
Por esa razón, se pidió una ampliación de la orden judicial que incluyó la detención de la pareja.
Además se constató que Diana Altamirano tenía orden de captura desde 2014 por la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. La juez Daniela Arcuri le dictó dicha captura por haber estado involucrada en un hurto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico