La perrera volverá a la calle con custodia de la Secretaría de Seguridad

Tras un nuevo ataque a una pequeña de 8 años en el barrio Stella Maris el municipio anticipó que a pesar de las agresiones que recibió el accionar de la perrera, volverá a salir esta vez con custodia de la Secretaria de Seguridad. De este modo, se pretende controlar el número de animales que deambulan en la calle sin control ni propietarios.

Este mediodía, el secretario de Fiscalización municipal Daniel Campillay señaló que se está atendiendo el caso de la menor atacada. Se pudo identificar al animal y a la persona que en una primera instancia se presentó como su dueño, un vecino de apellido Duarte. "Ahora asegura que el perro no era de él, que vivía en la calle a pocos metros de su casa", dijo. Cabe señalar , que el vecino fue contactado para solicitarle su permiso para trasladar el can al dispensario canino.

Bajo el control del área de veterinaria el perro será controlado para determinar si existen causas que motiven su accionar. En tanto, Campillay señaló que un nuevo hecho de este tipo pone de manifiesto la necesidad de continuar la tarea que se inició en los barrios "levantando" perros para trasladarlos al dispensario.

"La perrera salió algunos días y fue agredida, rompieron el vehículo y esto se debe a las campañas que hemos tenido en detrimento de las acciones que toma el municipio de tenencia responsable", lamentó el funcionario. No obstante, ratificó la voluntad del Ejecutivo de continuar con el trabajo iniciado aunque se deba realizar bajo custodia.

"La perrera va a seguir saliendo, nos falta cerrar algunas cuestiones con la gente de Urbana y le voy a solicitar al secretario de Seguridad a ver si nos puede prestar apoyo las primeras semanas para que no nos pase lo que le pasó al vehículo de Urbana", dijo.

Además, del trabajo de la perrera Campillay recordó que las campañas de esterilización gratuita continúan recorriendo los barrios y se alienta a la tenencia responsable. En simultáneo continúa el monitoreo en los barrios para detectar la cantidad de perros vagabudos que hay en cada zona, el último relevamiento advierte que en una pocas cuadras de Restiga Ali, un barrio que no cuenta con más de un perro por persona hay alrededor de 30 perros sin dueño "un número preocupante para una población tan pequeña", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico