La pesada carga de los tarifazos

Los aumentos en las tarifas de servicios, como la energía eléctrica y el gas natural, terminaron de generar un mal semestre para el rubro gastronómico ya que muchos comercios sufrieron grandes pérdidas con respecto a sus ingresos.
El amparo que impuso el gobierno provincial en el caso del gas trajo un poco de alivio, pero aún así los empresarios sostienen que es difícil pelear contra subas de hasta 500% en sus facturas.
"Uno cuando abre las puertas de su local, hoy en día, comienza perdiendo y se te hace muy cuesta arriba tener que pagar los servicios básicos con este tipo de aumentos, sumado a la crisis que venimos atravesando", subrayó el propietario de "La Tradición", Martín Lucero.
Esos costos influyeron en que los locales tengan que cambiar sus menús o buscar alternativas que permitan achicar los gastos y que los números sean convenientes para el cliente y el empresario.
Una de las alternativas es minimizar la cantidad de compra y comenzar a trabajar con productos de la zona. Hace dos años, coinciden los responsables de los locales, se compraba materia prima "por las dudas", y no importaba si se utilizaba o no.
En la actualidad se busca comprar productos en forma diaria y se trata de no utilizar más de lo debido ya que "la época del derroche terminó en diciembre".
"Uno trata de buscarle la vuelta a la situación. Los puestos de trabajo nadie los toca. Entonces uno empieza a fijarse en qué puede cambiar y cómo lo va hacer. El trabajar con productos locales permite generar trabajo en la zona y tener un panorama más abierto para conseguir los materiales para brindar un servicio que convenza a los comensales y a nosotros nos permita invertir", indicó el gerente de Alimentos y Bebidas del Austral Hotel, Guido Bavio.
Otra de las medidas que tomaron los responsables de los comercios es atender durante un solo turno -almuerzo o cena-, debido al poco movimiento que se registra en determinados días.
"La baja se siente más los fines de semana y muy especialmente los domingos. Hubo veces donde se atendía a una o dos personas por jornada y esa no es la idea. Por este motivo hemos decidido atender el domingo al mediodía y volver a abrir las puertas el lunes por la noche", apuntó Lucero.
Otros restaurantes decidieron no abrir durante la noche y trabajar con su personal hasta la media tarde. "Cada uno toma un panorama diferente, pero todos tratamos de llevarlo de la mejor manera posible para que nadie quede en la calle. Es difícil, pero trataremos de sobrevivir como podamos", destacó el presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo de Chubut, Víctor Correia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico