La pobreza y el narcotráfico, ejes de la reunión entre Macri y Francisco

El Presidente le regaló a Francisco una escultura del artista argentino Alejandro Marmo, realizada con materiales de descarte y que simboliza el diálogo entre las tres grandes religiones, según se había adelantado.

El presidente Mauricio Macri dijo que en su encuentro de una hora con el papa Francisco hablaron acerca de los "indicadores de pobreza" en la Argentina, "una verdad compartida, aceptada ahora con los números del INDEC", una realidad que "nos convoca a una tarea enorme en la que no tenemos que perder un segundo", dijo en una rueda de prensa en la embajada argentina ante la Santa Sede.
"Quería saber sus opiniones sobre lo que hicimos estos meses", sostuvo el mandatario. Asimismo, resaltó que se trató de "una buena reunión" y resaltó que el Santo Padre es "un líder moral".
"Siempre es positivo encontrarse con él y confirmar que es un líder moral para mí", manifestó Macri y contó que sostuvieron "una larga charla sobre lo que pasa en la Argentina y en el mundo".
El mandatario estuvo acompañado por su esposa Juliana Awada y la hija de ambos, Antonia, de 5 años, así como por Agustina, de 33, que vive en Italia y es fruto de su primer matrimonio, y de Valentina, primogénita de la esposa del mandatario de una anterior unión.
El Presidente le regaló a Francisco una escultura del artista argentino Alejandro Marmo, realizada con materiales de descarte y que simboliza el diálogo entre las tres grandes religiones, según se había adelantado.
El de ayer fue el cuarto encuentro entre ambos desde la entronización de Jorge Mario Bergoglio el 19 de marzo de 2013, dos como jefe de Gobierno, y el segundo de este año.
Curiosamente se evitó hablar de la esperada visita de Francisco a Argentina, ya que el Papa en reiteradas ocasiones e inclusive con un video-mensaje explicó que por razones de agenda excluye viajar al país en 2017.
"Sabe que todos queremos que venga, que esperamos su visita", comentó Macri.
Al contrario de lo ocurrido hace ocho meses, cuando conversaron sólo unos 20 minutos, Francisco y Macri esta vez tuvieron "una larga charla sobre lo que pasa en Argentina y el mundo", que el mandatario argentino calificó de "muy positiva".
Tras la reunión con el Papa, Macri se reunió con embajadores argentinos en Europa y los convocó a "convencer de que este cambio va en serio", al llamar a "redoblar esfuerzos" para conseguir inversiones. Asimismo, adelantó a los diplomáticos que el Gobierno seguirá "de cerca" las gestiones que realice cada embajada a lo largo de los próximos meses para evaluar sus "resultados".

"LA AGENDA DE ANTONIA"
El presidente reveló que su hija menor, Antonia, "llevó una lista de preguntas" entre las que estaban "si él tenía papá, si dormía así vestido y qué comía".
"Vine con una agenda de temas que quería compartir. Traje un montón de información sobre lo que hicimos estos meses, de las percepciones que tengo y quería saber sus opiniones. Fue muy útil", agregó Macri.
El Presidente, además, contó que le llevó al Papa "los planos de las obras que estamos realizando en el país, pero Francisco se reveló como un ingeniero, ya que preguntaba con precisión sobre los detalles, de obras como la Hidrovía y el Plan Belgrano", por ejemplo".
En esa línea, según narró luego el mandatario, la reunión tuvo pasajes con temas tanto nacionales como internacionales, de la lucha contra la pobreza y el narcotráfico en el país hasta la paz en el mundo y el cambio climático.
Además de la realidad argentina, los dos jefes de Estado tocaron las preocupaciones comunes por el mundo, entre ellas "la agenda por la paz", frente a la que el Pontífice transmitió su "preocupación". Fue un capítulo aparte el tema Colombia, al que Macri calificó como "el conflicto que se siente más cercano para los argentinos" y para el que tanto él como Francisco esperan "un proceso de paz consolidado".
También formó parte de la agenda la preocupación común por el cambio climático, por lo que el Presidente narró el éxito de las últimas licitaciones para avanzar en la instalación de energías renovables en el país y el Pontífice comentó que tanto el Aula Paulo VI, como la residencia de Santa Marta, tienen energía solar.
Por otra parte Macri explicó que "le pedí que me haga un comentario final y me dijo: 'Fuerza y para adelante'".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico