La preocupación por el agua

Tras la reunión del Comité de Cuenca del Río Senguerr, que se desarrolló el martes en Gobernador Costa, la situación hidrográfica de la región fue el tema central de la hora de preferencias, en la que los concejales subrayaron que si bien no se trata de alarmar a la población, es necesario un cambio cultural urgente en torno al uso del agua, más allá de las obras que ineludiblemente hay que gestionar para el mediano plazo.


Guillermo Almirón (FpV) fue quien abrió el planteo al que más tarde se sumaron y en idéntica sintonía los concejales Pablo Martínez (Cambiemos) y Mario Soto (FpV). El edil destacó que la situación hídrica es alarmante en el marco de un proceso iniciado hace varios años, aunque el impacto de la desertificación y sequía se hizo evidente hace pocos meses, cuando la disminución del volumen del Colhué Huapi dejó al descubierto la avioneta siniestrada en la década del 60.
"No es que se está secando, ese espejo ya está seco", sostuvo el concejal para agregar que sobre el río Senguer también ha bajado sensiblemente el caudal histórico que entregaba al lago Musters. "La toma de agua del acueducto viejo que abastece a las cuatro ciudades de la zona está a 25 centímetros del pelo de agua, hay una sensible disminución del recurso", graficó Almirón.
En ese contexto recordó que se solicitó que se actualice la información disponible ya que la situación no admite estadísticas de 12 o 24 meses de antigüedad y destacó que el mayor impacto que tiene el recurso es la toma de agua para riego (que multiplica por 7 el consumo de las ciudades) con lo que necesariamente habrá que efectuar un re empadronamiento de los productores de la zona, estudiar el impacto de cada caso en particular para autorizar niveles de uso y dejar atrás la mecánica de riego por inundación.
No obstante las medidas urgentes a tomar, Almirón subrayó al responsabilidad generacional de producir un cambio cultural en el uso racional del recurso, además de ir tomando medidas de regulación y remediación para ir hacia el sistema de medición de agua, además del cambio de tecnología necesario en válvulas reguladoras hacia el interior de las ciudades. "El uso del agua tendrá que tener una racionalización. El impacto del cambio climático llegó para quedarse, y hay dudas respecto a la recuperación del Colé Huapi" resumió para subrayar lo expuesto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico