La prisión preventiva de Alcaina fue reducida a la mitad y en doce días quedaría en libertad

Víctor Alcaina cumple prisión por el robo que habría protagonizado el 14 de mayo a una familia del barrio Abel Amaya y ayer -en audiencia de revisión- su abogado Guillermo Iglesias pidió la libertad con presentaciones. Y aunque la Fiscalía se opuso porque entiende que existe peligro de fuga, el juez Caviglia corrió el vencimiento de la medida hacia atrás y por eso el martes 14 este sujeto quedará en libertad.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva de Víctor Hugo Alcaina fue solicitada por el defensor particular, Guillermo Iglesias. El acto fue presidido por el juez natural Miguel Angel Caviglia, mientras que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por la funcionaria Patricia Rivas.
En ese marco, el abogado recordó que a su defendido se le dictó la prisión preventiva el 16 de mayo porque se entendió que se daban los requisitos para someterlo a proceso y por la existencia de antecedentes penales computables. También señaló que en caso de recaer condena, la misma sería de cumplimento efectivo.
A todo esto, se hizo saber que la defensa presentó un escrito a Fiscalía solicitando cinco medidas de prueba, como la captura de cámaras de comercios y del Centro de Monitoreo para acreditar que a la hora que se menciona en el hecho, según su abogado Alcaina estaba en otro lugar. Además, se solicitó a la Fiscalía las capturas de todas las imágenes del teléfono celular que le fue secuestrado al imputado. También mencionó que tomó entrevistas a testigos de la defensa.
En otro tramo de la audiencia, el defensor sostuvo que el Ministerio Público Fiscal no tiene acreditado que el vehículo de Alcaina participó en el hecho y cuestionó el levantamiento del registro palmar que se obtuvo, sobre el cual indicó que se hizo sin la presencia de un testigo civil, "es decir sin el debido proceso".
Por todo ello requirió su libertad con presentaciones semanales ante la Oficina Judicial y un riguroso control, reconociendo que su asistido tiene una condena en Esquel por el robo a una periodista, a cuyo domicilio ingresó mientras ella dormía.

LA FISCALIA SE OPUSO

A su turno, la representante de la parte acusadora se opuso a lo solicitado por el defensor y pidió que se confirme la resolución dictada durante la apertura de investigación y control de detención que se realizó el 16 de mayo, ocasión en la que se dictó la prisión preventiva de Alcaina por dos meses, hasta el 16 de julio.
La funcionaria de Fiscalía no desconoció las entrevistas tomadas por el defensor, pero sostuvo que deben ser acreditadas. Asimismo, destacó el resultado positivo del sistema AFIS sobre las huellas de Alcaina y dijo que ello es un indicio muy fuerte sobre su presencia en el lugar del hecho, como también el secuestro de dinero en su domicilio.
"Existen elementos de convicción suficientes para presumir que es uno de los autores del hecho”, sostuvo Rivas y resaltó el peligro de fuga por las características graves del hecho y la pena que se espera como resultado del procedimiento, la cual será de cumplimiento efectivo.
En cuando al cuestionamiento sobre el levantamiento de la huella, aclaró que fue legal el acto porque actuó como testigo un empleado policial, en virtud del horario. Por último, la acusadora recordó que Alcaina tiene un antecedente condenatorio en Esquel.
Tras escuchar a las partes, el juez resolvió mantener la prisión preventiva del imputado, pero reducirla a 30 días, por lo cual el vencimiento operará el jueves 16 de este mes.
El magistrado dijo que se deberá investigar la versión de la defensa respecto de que su pupilo no estaba en el lugar del hecho a la hora de producirse el mismo. También refirió a que varió la situación desde la audiencia de control, pero no para dejar sin efecto la medida de coerción porque sigue latente el peligro de fuga.

EL HECHO

Hay que recordar que el nuevo hecho delictivo que se le imputa a Alcaina se produjo el 14 de mayo, aproximadamente a las 4.30, cuando el imputado y otro sujeto que aún no fue identificado, ingresaron tras saltar el cerco de una vivienda particular en el barrio Abel Amaya.
Ambos llevaban armas de fuego y amenazaron a las víctimas para apoderarse de una importante suma de dinero y otros objetos de valor.
Antes de escaparse, los encerraron en un baño y la Fiscalía calificó el hecho como robo doblemente agravado por ser cometido con escalamiento y por el uso de arma de fuego, en calidad de coautor para Alcaina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico