La problemática del estacionamiento es una odisea que se repite día a día

Desde cinco hasta treinta minutos varía la demora. Algunos conductores aseguran que estacionar en el centro de Comodoro Rivadavia a veces les puede llevar más tiempo que bajarse a realizar un trámite, tanto en los lugares donde no se debe colocar tarjeta horaria, como en aquellos sectores donde está reglamentado el Sistema de Estacionamiento Medido.

Estacionar en Comodoro Rivadavia puede resultar una odisea, un desafío difícil en determinados horarios y un reto a la paciencia, principalmente cuando lo que no sobra es tiempo.

Hoy el área de estacionamiento para quienes acuden a diario al colapsado centro se prolonga hasta la zona alta de la avenida Rivadavia, como hasta el sector costero, sobre la misma costanera, donde cada mañana cientos de vehículos se estacionan incluso en la playa.

La situación es difícil de soportar para quienes deben acudir a diario a su lugar de trabajo, pero también para aquellos conductores que llegan por trámites o urgencias. En más de una ocasión deben pagar un estacionamiento privado, donde la hora puede costar desde $10 hasta $35, o $60 la jornada completa en algunos complejos más económicos.

El Patagónico consultó ayer a diferentes automovilistas y todos, más allá de los matices, coincidieron en que estacionar es un verdadero problema en el centro y también en otros sectores de esta ciudad.
"Nosotros recién vinimos al centro, pero la verdad es que no me gusta venir los días de semana" admitió Patricia Luna, una de las ciudadanas consultadas. "Es un quilombo de gente, generalmente venimos los fines de semana porque mi marido usa el auto para trabajar. Pero cuando venimos a mí me traen y me dejan, y a manejarse caminando porque si venís en familia perdés mucho tiempo", describió la joven, quien tuvo que bajarse con su hija luego de que su marido se detuviera en doble fila al no encontrar estacionamiento.

Congestion

Martín Vidal, mientras tanto, ya estaba estacionado cuando el equipo de El Patagónico lo consultó. El hombre admitió que no le había sido sencillo encontrar un lugar para estacionar. "Andaba buscando hace 15 minutos. Recorrí todo, desde 9 de Julio a Belgrano y eso que hoy no es un día de tanto tránsito porque cuando hay más es más complicado, principalmente del 1 al 8", contó y aseguró que esta situación compleja de todas las mañanas se repite en horas de la tarde.

Con eso coincidió Ariel Báez, un vendedor ambulante que trabaja en el sector. "Acá no se consigue estacionamiento ni a la mañana ni a la tarde. Yo vengo a las 10 y no conseguís estacionamiento ni loco. Tenés que venir siete y media", graficó.

"Encima si parás dos segundos, tenés que poner la tarjeta si no te hacen la boleta, o si te demoraste te tocan el auto y si esta frío te multan. A mí ya me hicieron dos", contó.

¿Cuánto tardás en estacionar e...

OTRAS MIRADAS

En Comodoro Rivadavia, según el informe anual que realiza el Observatorio de la Agencia de Seguridad Vial de Chubut, hay un parque automotor de 7.297 vehículos y 680 motovehículos. El dato corresponde al último registro de diciembre de 2015, aunque se presume que habría aumentado de manera significativa.

Un importante porcentaje de ese total cada mañana acude al microcentro de la cuidad, ubicado entre España y Máximo Abásolo, en el perímetro que cubren las calles Sarmiento y Almirante Brown o en su defecto Ameghino. En toda esa área rige el estacionamiento medido.

El sistema para muchos es caro, teniendo en cuenta que cada hora tiene un valor de $10 con todo lo que implica para un empleado de comercio o un trabajador que debe cumplir una jornada de ocho horas. Sin embargo, no todos piensan igual.

Néstor Reynoso, un habitante de zona norte, considera que es aceptable que se cobre el estacionamiento, pero asegura que debería haber más control y admite que es complicado estacionar en el centro.

Andrés Echeleitner quien viene de Caleta Olivia, opina en el mismo sentido y da una mirada distinta de la que puede tener un comodorense. "Para mí está bien que cobren. Es cierto que es complicado estacionar, porque por la mañana y por la tarde es un quilombo, y sólo encontrás cuando cierran los comercios. Pero allá (en Caleta Olivia) está más desorganizado, acá ves a los chicos de tránsito con su chaleco, gente limpiando y se hace respetar más el tránsito, está todo señalizado y tenés la entrada para la gente para discapacidad que eso también está bueno", resumió, pero admitió que es necesario encontrar un solución a una problemática que parece agudizarse.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico