La producción de crudo sufrió una baja de más del 7 por ciento

Analistas y directivos de la industria advierten que ese descenso refleja la transformación y el ajuste que experimenta el sector, a partir de factores como los costos laborales y la depresión del precio mundial del barril. Además, se advierte que la apuesta por los recursos no convencionales con eje en Vaca Muerta, requiere inversiones mucho más fuertes que las ya realizadas.

La baja de más de 7% en la producción petrolera nacional en el primer trimestre del año, frente a enero-marzo de 2016, fue atribuida por analistas y directivos del sector al proceso de transformación y ajuste que atraviesa esa industria, y si bien se mantienen expectativas sobre el aporte que provendrá de los recursos no convencionales, se advierte que la apuesta por la formación de Vaca Muerta requiere inversiones mucho más fuertes que las ya realizadas.
Daniel Gerold, presidente de G&G Energy Consultants, vinculó la baja interanual de la producción de crudo en el país "con la tremenda contracción de perforación" de pozos que se produjo en 2016, y afirmó: "esta industria está en un proceso de ajuste tremendo".
La industria, admiten los referentes del negocio, logró una adecuación de las condiciones laborales en busca de mayor competitividad y sigue buscando reducir costos operativos para adecuarse al marco de competencia planteado desde la política energética nacional.
"Debe ser la única actividad en el país a la que mandan a competir con precios internacionales, sin que cambien los impuestos para llevarlos a esos niveles", subrayó el experto.
Gerold consideró, sin embargo, que las operadoras deben afrontar "una inflexibilidad laboral y una forma de trabajar totalmente incompatible" con los modelos de gestión que rigen actualmente en el mercado mundial.

A LA BAJA

Según la información oficial, YPF, la mayor empresa del país, produjo 3.181.538 m3 de petróleo entre enero y marzo de este año, lo cual implicó una reducción interanual del 3,68%.
No obstante, la empresa estatal fue la única que en ese lapso experimentó un aumento (de 8,8%) respecto de los últimos 5 años.
Otras compañías que bajaron su producción interanual en los tres primeros meses del año, entre 3 y 4%, fueron Pan American Energy, Pluspetrol, Sinopec, Total Austral y Tecpetrol, y el porcentaje aumenta un poco más si se consideran las cifras del último quinquenio.
La Compañía General de Combustibles (CGC) fue de las pocas compañías que logró torcer esa curva, ya que produjo sólo 872 m3 en el primer trimestre de 2013 y llegó a 59.552 m3 en igual período de este año.
Carolina Barros, directora de Comunicación de la Corporación América, propietaria de CGC, explicó que ese salto exponencial en la producción de crudo (57.000%) se debió a la adquisición de yacimientos productivos a Petrobras, en 2015.
"A partir de ese momento pusimos en práctica los planes y la visión que teníamos, que nos permitió obtener mejores resultados a los previstos inicialmente", acotó Barros.
"En estos tiempos -amplió- hemos logrado delinear proyectos de gran magnitud, incluso no convencionales, que permitirán crecer sensiblemente el ritmo de inversión y por ende la producción".
Víctor Bronstein, director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad (Ceepys, que reúne a expertos de la Universidad de Buenos Aires y el Conicet), también ensayó una explicación sobre la caída de la producción: "desde 1998 está bajando en petróleo convencional porque tenemos yacimientos maduros, en la etapa de declinación", sostuvo.
Bronstein advirtió: "se puede tratar de disminuir un poco el ritmo de descenso, pero es muy difícil aumentar la producción del convencional".
Por eso, añadió, hay que desarrollar los no convencionales, ya que ahí se pueden obtener nuevas reservas o recursos para reducir la declinación".
Lo de Vaca Muerta es muy significativo, está empezando a aportar de 40 a 50.000 barriles por día entre todas las compañías", remarcó Bronstein.
Ambos especialistas, Gerold y Bronstein, coincidieron en que los niveles de inversión que se destinaron a la perforación de pozos en Vaca Muerta aún no resultan suficientes.
"El único que realmente puso es YPF", alertó el titular de Ceepys; "las otras compañías están empezando, explorando, pero no hay una decisión fuerte" para aportar fondos para aumentar la producción.
"No alcanza con poner 100, 200 o 300 millones de dólares, ya que Vaca Muerta necesita más de 5.000 millones por año", dimensionó Bronstein.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico