La prohibición de pasear perros vista por dueños de las mascotas

El proyecto de ordenanza que busca prohibir el paseo de perros en determinados espacios públicos genera opiniones a favor y en contra entre los dueños de mascotas. Algunas personas consideran que es necesario atender problemas vinculados, como la esterilización, mientras otros apoyan el documento presentado por el concejal Martínez ya que sostienen que no hay espacios públicos que no estén contaminados con materia fecal.

El concejal del bloque Cambiemos, Pablo Martínez, presentó el jueves un proyecto de ordenanza que busca prohibir el paseo de perros en espacios públicos como plazas, parques y bulevares a través de la declaración de emergencia por zoonosis parasitaria donde se indica que habrá espacios públicos delimitados para canes y otros lugares directamente prohibidos.
La iniciativa también contempla la prohibición de instalación de refugios para animales en espacios públicos y señala que el Ejecutivo municipal debería destinar otros espacios verdes para pasear y permanecer con los canes.
Además, apunta a la instalación de dispensadores de bolsas plásticas para la recolección de desechos de los canes, en los espacios destinados para el paseo de los mismos y en caso de que se incumpla con la ordenanza -una vez que entre en vigencia- la multa ascenderá a 200 pesos y lo recaudado mediante la sanción tendrá como destino programas de esterilización y desparasitación.
Este proyecto genera controversia entre los dueños de animales ya que muchos consideran que "hay otro tipo de prioridades que debemos atender antes de ponernos a escribir y aprobar ordenanzas que buscan prohibir tal cosa. Una de ellas es el número indiscriminado de animales que circulan en la vía publica y no tienen dueño", sostuvieron.
Ante la consulta de El Patagónico a personas que ayer paseaban con sus animales, Delia y Samir –madre e hijo– manifestaron sus objeciones al documento presentado por Martínez.
"Hay que incentivar a la gente para que le ponga un bozal a sus perros. Eso tenemos que tratar, no prohibir. En la plaza que se encuentra en Francisco Behr y La Nación han hecho estudios y han encontrado una gran cantidad de enfermedades porque los perros hacen sus necesidades allí. Ese es otro de los problemas graves. Creo que tenemos otras cuestiones más importantes", manifestó Delia.
"Es necesario que cuidemos la sobrepoblación de animales que tenemos en Comodoro", agregó Samir que llevaba a "Clementina" al veterinario porque la aquejaba una extraña alergia.
"Nosotros a ella (la perra) la adoptamos el 4 de enero del año pasado cuando la encontramos asustada por los fuegos artificiales. Estaba mal. Imaginate que si ella estaba sola, pequeña, ¿cuántos más animales hay por la calle en la misma situación?", advirtió Samir.
Mientras, Agustín opinó: "no tiene sentido prohibir pasear perros en los lugares públicos y recordó que en Buenos Aires se discute si se puede viajar en subte con sus mascotas pero "en esta ciudad en vez de avanzar, retrocedemos cada vez más".
"Lo de las multas está perfecto. Nadie lo discute. A nadie le gusta caminar esquivando materia fecal pero necesitamos cosas más serias. No que alguien quiera prohibir tal cosa", añadió.

APOYO
En cambio, otras personas manifestaron estar a favor de esta medida porque "prácticamente no hay espacios públicos sin materia fecal".
"A mí me parece correcto este tipo de ordenanza porque fijate que ya no podés caminar o sentarte en ninguna plaza porque está lleno de desechos de los perros. Tampoco le ponen correas o bozales y esto genera un peligro. Lamentablemente, es así. Un día puede pasar algo y ahí va ser cuando nos vamos a lamentar", aseguró Atilio, quien detalló que posee cuatro perros y que solo saca a pasear a uno de ellos.
Mientras, Soledad y su hijo Nicolás acababan de adoptar un perro durante las primeras horas de la tarde porque los encontraron "solo y desprotegido" cuando caminaban por Polonia.
"Me parece bien que prohíban pasear con los animales en los espacios públicos y que se destine un lugar para que todos los podamos pasear. Es un comienzo, pero también es necesario seguir contribuyendo con las campañas de esterilización porque la cantidad de perros muchas veces supera a las personas", apuntó Soledad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico