La protección solar durante los primeros años de vida

Es importante comenzar la prevención de las quemaduras solares en los primeros años de vida ya que los efectos de las radiaciones ultravioletas se acumulan a lo largo de toda la vida. Se calcula que en los primeros 20 años de vida una persona recibe aproximadamente el 80% de la radiación solar que recibirá en toda su vida.

Los chicos suelen pasar mucho tiempo jugando al sol y eso los vuelve más propensos a sufrir quemaduras o golpes de calor. Una adecuada protección solar en los niños evitará quemaduras por las radiaciones ultravioletas.
Los rayos UVA y UBV emitidos por el sol, también las lámparas de bronceado y las camas solares emiten radiaciones que son dañinas para la salud de la piel y para los ojos, exponiéndolos al riesgo de cataratas.
Los protectores solares pueden comenzar a aplicarse a partir de los 6 meses de edad. Además, se recomienda no exponer de manera directa al sol a los menores de 1 año de edad.
Las recomendaciones con respecto a la exposición solar a los bebés son iguales en adultos y niños, no importa la edad, en todo el mundo:
-Estar preferentemente a la sombra
-Evitar el sol del mediodía (entre las 10 y las 16).
-Usar ropas como protectores del sol (gorros, sombreros, anteojos, remeras).
-No exponer al sol en forma directa a menores de 1 año.
-A partir de los 6 meses de vida se pueden usar protectores solares para situaciones en las que estén expuestos al sol ocasionalmente.
-Usar cremas de protección solar con un factor de protección mínimo de 15, de amplio espectro (contra UVA y UVB), cubriendo la totalidad de la piel expuesta y renovándola cada 2 horas, o bien después de meterse al agua o si transpiró.
-Recordar que las nubes dejan pasar el sol y que la arena, el agua y la nieve aumentan su acción.
-No se aconseja el uso de camas solares.
El efecto agudo del daño solar es la quemadura solar. Puede tener distintos grados de severidad: desde un enrojecimiento doloroso que mejora en 3 a 5 días, hasta lesiones más graves que pueden incluir fiebre, escalofríos, cefaleas, malestar, náuseas y hasta delirio.
El cáncer de piel y el envejecimiento prematuro de la piel son las principales consecuencias que tiene la exposición solar persistente y sin la protección solar adecuada. La exposición solar es responsable de hasta el 90% de los cánceres de piel.
Las personas minimizan estos riesgos porque los efectos nocivos no se sienten de inmediato. Tomar sol en exceso es siempre una conducta riesgosa, aunque los efectos se evidencien más tardíamente en la vida de las personas.

¿Y EL PROTECTOR
SOLAR?
El protector solar es una medida de protección, pero no es suficiente. No hay que confiarse del protector solar solamente. Es necesario, además, tomar otras medidas de protección como evitar el sol del mediodía, elegir estar a la sombra, usar gorros y remeras.
La Sociedad de Pediatría Argentina recomienda una consulta al dermatólogo o al pediatra para la elección de protector solar adecuado según al tipo de piel y al grado de exposición solar para cada persona.
Los de amplio espectro que protegen contra las UVB y UVA. Acción que debe estar expresamente consignada en el producto. El factor de protección solar mínimo es de 15 y en los niños en general se utilizan factores de protección mayores.
Siempre que el niño esté al sol es necesario protegerlo, ya sea que esté en la pileta, la plaza, la montaña, el patio de la casa o del colegio. Incluso en días nublados: las nubes dejan pasar el 75% de la UVA.
Además, en la playa, el agua y la arena reflejan los rayos y aumentan su efecto. En la nieve también aumentan su efecto las radiaciones.

APLICACION
Aplicar una capa generosa al exponerse sol sin olvidar ninguna parte del cuerpo incluyendo el cuello, orejas y la planta de los pies. Renovarlo frecuentemente cada 2 horas y luego de meterse al agua o en caso de transpiración abundante.
Cuando encontramos en los protectores la indicación "pantalla total", se está refiriendo a un protector de alto poder de protección, pero nunca de una barrera imposible de pasar por las radiaciones.

PRIMEROS AUXILIOS
Se debe considerar una emergencia médica cualquier quemadura grave causada por la exposición solar. No demore la consulta y concurra al hospital más cercano. Mientras tanto utilice compresas frías y administre líquidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico