La prueba de fuego de tipos que metían miedo

Cuando Víctor Acosta llegó a Jorge Newbery por primera vez, tuvo que pasar durísimas pruebas de fuego que le ponían jugadores ásperos. Se aguantó todas las patadas y se ganó el respeto de todos. Pero, sobre todo, pudo comprobar por sí mismo su temple y su dignidad.
"Me agarró Marcos León y casi me mata, y éramos compañeros. Al 'Ruso' Markotic te da miedo verlo ahora, imaginate hace veinte años, era una bestia. Yo era nuevo, no conocía a nadie y me comía patada tras patada. Un día, Markotic me dice 'me di cuenta que te las aguantás porque no decís nada'. No podía decir nada porque no quería volver fracasado a la casa de los viejos, al barrio", confesó.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico