La que nunca estuvo presa

Nilda "la Pato" Rodríguez y Elías Miranda Barrera fue investigada el año pasado por el hurto de una tablet al quedar registrados también en las cámaras de un local de venta de electrodomésticos ubicado en San Martín al 700. Incluso estuvieron bajo la lupa de los investigadores por un robo que tuvo lugar en una zapatería de la ciudad de Sarmiento.

A Miranda Barrera se le allanó incluso su vivienda del inquilinato del barrio La Floresta donde residía por orden judicial del juez Camilo Pérez frente al robo de 41 pares de zapatos de hombre y mujer, ocurrido el jueves 15 de setiembre del 2016 en España al 500, en Sarmiento, donde además la pareja sospechosa se habría llevado 2.000 pesos de la recaudación.
Miranda Barrera ya había sido señalado a mediados de junio del año pasado por la Fiscalía y la Brigada de Investigaciones como uno de los presuntos autores de la voladura del cajero del Banco del Chubut del barrio Industrial, donde actuaron dos hombres que finalmente no lograron llevarse el dinero.
Pese a que en esa oportunidad también se realizaron allanamientos en su vivienda, cuando la policía ingresó al domicilio no lo encontraron. Por ello no pudieron secuestrar el teléfono celular que necesitaban como prueba fundamental para avanzar en las averiguaciones.
En 2015 Barrera y "la Pato" Rodríguez fueron investigados por la Justicia penal de Santa Cruz por un robo millonario en una joyería de Caleta Olivia, ocurrido en la madrugada del martes 3 de marzo. "La Pato" se mantuvo prófuga de la Justicia al encontrarse gran parte del botín debajo de su jacuzzi en la vivienda que tiene en el barrio Máximo Abásolo. Finalmente fue detenida el 10 de abril de 2015 en Puerto Madryn, acusada de robarle la cartera a otra mujer en el shopping.
"La Pato" cuenta con una suspensión de juicio a prueba en Caleta Olivia de 2006; una condena de 6 meses de prisión en suspenso y otra de 4 meses de prisión en suspenso de febrero de 2008. También fue beneficiada con una reparación y en noviembre de 2010 recibió una condena de 5 meses. En un juicio abreviado de 2012, en tanto, le dieron 6 meses que cumplió en su domicilio porque estaba embarazada.
A la conocida "punguista" se le incluyeron tres causas que había acumulado por hechos ocurridos en 2010, 2011 y 2012, todas ellas por hurto y defraudación con tarjetas de crédito.
Ya había quedado claro desde el Ministerio Público Fiscal que de ahí en más todas las causas en las que se viese involucrada nuevamente tendrían penas de cumplimiento efectivo, por mínimo que fuera el delito o la sanción. Y esto, aunque no haya sido declarada reincidente, porque hasta ahora "la Pato" no cumplió nunca pena en un establecimiento carcelario, ya que en la condena anterior sólo iba a dormir a la alcaidía por las noches.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico